Los mejores casos de uso de IaaS

Como ya sabemos, la Infraestructura como Servicio (conocida generalmente por su acrónimo IaaS) es un servicio en la Nube que está dirigido principalmente a perfiles técnicos, como administradores de sistemas, y que engloba la capacidad de computación de servidores, cabinas de almacenamiento y elementos de conectividad y seguridad. Se trata, para muchas empresas, de servicios esenciales para el desarrollo de su actividad, y cada vez son más las organizaciones que apuestan por IaaS para impulsar la eficiencia y potenciar la Transformación Digital en sus negocios.

Al subcontratar los equipos utilizados, es decir, el almacenamiento, el hardware, los servidores y los componentes de red, y acceder a los recursos a través de un entorno virtualizado basado en la Nube, las ventajas son enormes. Los principales puntos a favor de este tipo de sistemas son la reducción de los costes de infraestructura hardware, así como una mayor flexibilidad y agilidad empresarial gracias al modelo de pago por uso. De este modo, las empresas pueden aumentar los recursos disponibles rápidamente y los desarrolladores también son libres de ejecutar cargas de trabajo temporales, probar nuevas aplicaciones o prepararse para picos estacionales de tráfico.

Básicamente, se trata de una máquina virtual que se proporciona al cliente a través de la Nube con la que se puede hacer lo que se desee. El cliente tiene control completo sobre el sistema operativo, las aplicaciones… Teniendo todo esto en cuenta, es sencillo identificar cinco casos de uso en los que IaaS es la mejor solución global.

Cinco casos de uso de IaaS

  • Habilitar servicios complementarios. Además de proporcionar recursos informáticos diarios, IaaS permite a los usuarios colocar una amplia gama de servicios sobre la infraestructura. Esto podría incluir la computación como servicio, la recuperación de desastres como servicio, el análisis o Business Intelligence (BI) como servicio, y otros servicios complementarios.
  • Big Data. La administración, almacenamiento y análisis de Big Data como datos estructurados (es decir, bases de datos) y datos no estructurados (es decir, los procedentes de las diferentes Redes Sociales, imágenes de todo tipo, datos procedentes de la web, correos electrónicos, datos que vienen de dispositivos IoT) requiere mucha potencia de procesamiento.
    IaaS es un entorno perfecto para la gestión y análisis de Big Data porque permite manejar grandes cargas de trabajo, hace posible el procesamiento de datos en tiempo real y puede integrarse con herramientas de inteligencia empresarial de manera sencilla, como vimos en el apartado anterior.Esto proporciona información que puede ayudar a los usuarios a predecir tendencias, mejorar las relaciones con los clientes y crear nuevos productos y servicios.
  • Recuperación ante desastres. Con una capa de infraestructura robusta y escalable, las organizaciones pueden consolidar sus distintos Planes de Recuperación ante Desastres en un entorno virtualizado. Esta diversificación de los sistemas de respaldo les da a las empresas tranquilidad al saber que sus datos están seguros.
  • Pruebas y desarrollo. Un entorno IaaS es el lugar perfecto para ejecutar y administrar ciclos de pruebas y desarrollo. Con los SLA implementados por los proveedores y un alto nivel de seguridad, las empresas pueden confiar en que IaaS ejecutará proyectos críticos para el negocio y llegará al mercado más rápido con una mayor escalabilidad de los recursos informáticos.
  • Clouds Privados. La posibilidad de configurar entornos privados de Cloud, que son idóneos cuando existen requerimientos más avanzados de lo habitual en cuanto a rendimiento, seguridad o por cuestiones normativas. Tienen la gran ventaja de automatizar y ahorrar tiempo en el diseño, configuración y gestión del ciclo de vida de un Cloud a medida, y está preparado para las aplicaciones más críticas, con acceso y control total sobre todos sus elementos.

IaaS, solución ideal para proporcionar escalabilidad y contener los costes

Con IaaS, en lugar de comprar hardware (y configurarlo, mantenerlo y gestionarlo), los usuarios acceden a los recursos virtualizados a través del Cloud, con la flexibilidad de ampliar y reducir los recursos a medida que cambian las circunstancias y las prioridades. Las opciones típicas de los servicios IaaS incluyen la Nube Pública, la Nube Privada o un modelo de Nube Híbrida. El enfoque de Nube Híbrida es el más equilibrado en términos de coste y flexibilidad, y por ello son cada vez más las compañías que recurren a él.

Para sacar el mejor partido a IaaS, es esencial acudir a un proveedor capaz de cumplir con los requisitos del negocio o proyecto particular, que tenga amplia experiencia, proporcione garantías de disponibilidad y que disponga de certificaciones de seguridad, entre otras cosas.

En www.arsys.es/infraestructura, tienes más información sobre los casos de uso IaaS y soluciones de Infraestructura como Servicio a medida.