El Cloud Computing nos mantiene unidos durante la pandemia

El mundo ha cambiado en cuestión de semanas a raíz de la pandemia por Covid-19. No solo nos hemos distanciado socialmente, sino que el trabajo ha sufrido un cambio espectacular. Muchos negocios han cerrado, otros han visto su actividad reducida a mínimos absolutos, y otros, en cambio, han visto incrementada la demanda de sus productos o servicios.

Miles de empleados se han visto forzados a trabajar desde sus casas, adoptando tecnologías que facilitan ese teletrabajo para el que muchos no estaban preparados (ni las empresas, en ocasiones).

Sin embargo, gracias al esfuerzo de todos y a las tecnologías del Cloud Computing, la sociedad sigue avanzando, las empresas siguen desarrollando su labor, las personas reciben atención sanitaria y el comercio puede, en cierta medida, seguir existiendo con las limitaciones lógicas que deben existir en un contexto como el actual, de pandemia y distanciamiento social.

La pandemia ha demostrado que, en la actualidad, el Cloud Computing se ha vuelto esencial para el mundo moderno tal y como lo conocemos, y será decisivo para el mundo futuro que está por venir.

Ese mundo será, además, diferente al que dejamos atrás antes del Covid-19, y no solo en el terreno empresarial, sino en el personal y doméstico. Son muchas las comodidades y servicios disponibles online que solo son posibles gracias a la Nube: los videojuegos, las aplicaciones de productividad, el software utilizado por empresas e instituciones, las aplicaciones de videoconferencia…

El Cloud permite el teletrabajo a todos los niveles

Sin teletrabajo, muchas empresas tendrían que suspender sus actividades debido a las estrictas normas de confinamiento y cuarentena que hemos tenido que adoptar. Gracias a las múltiples herramientas que existen para ello, podemos tener reuniones con nuestro equipo de trabajo, con nuestros superiores, con nuestros clientes… Es posible seguir trabajando conectados a nuestras bases de datos en la Nube, seguir compartiendo archivos e información gracias al Cloud Storage, poner en marcha cursos de formación y un sinfín de otras actividades que se sustentan gracias a la tecnología de Cloud Computing.

Comercio online fiable

A pesar del confinamiento, seguimos teniendo necesidades, tanto de comida y suministros, como de otros artículos que, poco a poco, podemos necesitar. Los comercios minoristas que están online dependen de la Nube para operar, especialmente cuando se enfrentan a un aumento de las transacciones, como es el caso actual.

La ventaja de la Nube frente al alojamiento tradicional es, precisamente, esa capacidad de escala que nos permite redimensionar los recursos a disposición en tiempo real. Cuando se necesita mucha capacidad de respuesta, o más almacenamiento o, simplemente, añadir recursos, basta con solicitarlo al proveedor (y pagar sus costes por uso).

En cambio, las tiendas que todavía utilizan el alojamiento web tradicional podrían llegar a experimentar tiempos de inactividad a medida que se agotan los recursos de la red con los aumentos de tráfico drásticos e inesperados.

Por otro lado, los proveedores de alojamiento y servicios en el Cloud están más equipados y tienen más experiencia para hacer frente a los ciberataques. Pueden defenderse mejor frente a ataques DDoS y otras amenazas que las organizaciones más tradicionales. La consecuencia es que gracias a la Nube aumenta la disponibilidad de los servicios y no se producen tantas interrupciones por averías, mantenimiento o debido a desastres naturales.

Servicios de telemedicina

En cuestión de uso de la Nube, los servicios de telemedicina superan a otros sectores como las finanzas o los sectores de energía y servicios públicos. Muchos hospitales, instituciones sanitarias y agencias gubernamentales de servicios de salud han digitalizado y llevado sus datos a la nube para optimizar los servicios y maximizar los resultados de los pacientes.

Esta adopción temprana de la nube supone un enorme beneficio ahora que luchamos contra la pandemia. El Cloud Computing es más que un simple almacenamiento de datos y reduce los costes de TI en centros de salud y hospitales, y facilita la interoperabilidad al permitir la integración de datos y sistemas.

Por supuesto, gracias a la Nube podemos recibir atención sanitaria a distancia, algo vital hoy si queremos aumentar el distanciamiento social y frenar al virus.

Entretenimiento para todos

No podemos olvidar lo importante que es el Cloud para proporcionarnos entretenimiento en tiempos de confinamiento. Es algo importante para mantener el optimismo y ser más positivos, y podemos encontrarnos con entretenimiento de todo tipo, desde el streaming de música, pasando por las diferentes plataformas de vídeo bajo demanda, servicios de streaming como Twitch, videojuegos online

Sin la Nube, estos servicios podrían existir, pero sucumbirían ante los picos de demanda tan exigentes como los que se registraron al inicio de esta situación tan especial y que, por fortuna, no acabaron con Internet.