Cloud Edge Continuum

¿Qué es cloud-edge continuum?

Cloud-edge continuum es la integración perfecta de varios tipos de capacidades y servicios de almacenamiento y procesamiento de datos de diferentes proveedores, incluidos el centro de datos, la nube (privada, pública, híbrida) y elementos on-premise. Estas capacidades están unificadas y respaldadas por conectividad avanzada, como el 5G o las SDN (redes definidas por software).

Por tanto, hablamos de un gran paso adelante en la transformación digital de las empresas, al permitir una gestión centralizada de los distintos recursos con los que se trabaja. Como es de suponer, este tipo de integración no es sencilla y requiere de personal especialista, pero es un movimiento que puede traer grandes ventajas y oportunidades a las compañías, como optimización de costes, interoperabilidad y una mayor agilidad en los procesos.

Tal y como la propia palabra continuum sugiere, la idea detrás de este concepto es que ya no nos preocupemos por dónde se generan los datos y dónde llevarlos a procesar, sino que nos metemos en un mundo de interconectividad permanente: de cara al usuario no hay diferencias perceptibles, ya sea que se esté trabajando sobre un servicio de nube, on-premise o en cualquier otro contexto —incluyendo el edge computing.

Una realidad que debemos tener en cuenta es que, en la actualidad, la mayor parte del procesamiento y análisis de datos se lleva a cabo en centros de datos e instalaciones centralizadas; el resto, una minoría de momento, se realiza en objetos inteligentes conectados o centros de procesamiento intermedios (el denominado edge).  Es de esperar que esta proporción se invierta en un futuro cercano debido a la cada vez mayor capacidad de los dispositivos y a técnicas de analítica distribuida, lo que conducirá inevitablemente a un cambio de paradigma. El edge tomará cada vez más relevancia en todo el proceso y el procesamiento tendrá lugar más cerca, o incluso en el interior del propio dispositivo IoT, disminuyendo las transferencias de datos y aumentando, por tanto, los tiempos de respuesta. 

En este contexto es indispensable diseñar arquitecturas híbridas capaces de responder de manera óptima a las necesidades de cada cliente. Los proveedores de cloud juegan un papel relevante debido a su experiencia en entornos distribuidos y será crucial la colaboración entre todos los operadores que forman el continuo.

La necesaria evolución del edge computing

Mejorar el rendimiento tanto en el edge como en los dispositivos es uno de los cambios necesarios para que el continuo sea una realidad. El procesamiento de alto rendimiento no se va a quedar relegado únicamente a los grandes centros de datos, sino que será algo cada vez más natural en esos «bordes» y en los dispositivos conectados. 

El ejemplo más paradigmático lo encontramos en los coches. El vehículo cada vez genera más datos e integra funcionalidades de conducción autónoma o automatismos de apoyo a la conducción humana que precisan de procesamiento en tiempo real. Sin embargo, el entrenamiento de los modelos que permiten estas capacidades no puede ejecutarse en los propios vehículos, sino que precisa de infraestructuras con mayor capacidad.

Por otro lado, a medida que aumente la capacidad de computación en los dispositivos y éstos incorporen capacidades de inteligencia artificial, se desarrollarán conceptos como la computación de enjambre, en la que conjuntos o enjambres de dispositivos homogéneos o heterogéneos cercanos geográficamente cooperarán en las tareas de computación.

La Inteligencia Artificial  va a ser decisiva en este contexto para dar soporte a la automatización y la optimización de la gestión de los recursos del cloud-edge continuo, encargándose de, entre otras tareas, el equilibrio de la carga de trabajo, la maximización de la eficiencia energética y la optimización de costes.

Ventajas del cloud-edge continuum

Además de lo expuesto en cuestión de la inteligencia en el borde, la optimización de costes y de consumo energético, las ventajas del cloud-edge continuum son muchas, y muy interesantes:

  • Por un lado, este concepto va a permitir a las empresas generar experiencias únicas para las personas en sus lugares de trabajo al eliminar la complejidad en la gestión de dispositivos y conexiones, abstrayendo al usuario de las tecnologías subyacentes
  • La integración natural de las tecnologías ofrece a las empresas un cambio a mejor en diferentes aspectos, como en cuestiones de potencia computacional, almacenamiento de datos, generación de conocimiento y, por supuesto, acceso a la información precisa en el momento y dispositivo adecuados
  • Los trabajadores ganan en autonomía porque tienen la posibilidad de personalizar sus plataformas y resolver los problemas usando los datos relevantes
  • Todos los elementos de la red (hablamos de la red entendiéndose como la red de comunicaciones empresarial, que involucra cloud, edge y cualquier combinación posible para maximizar el rendimiento) están interconectados sin fisuras y se relacionan con la latencia que necesita cada caso de uso, lo que permite que el acceso la información y el conocimiento se transformen

Sin duda, estamos ante un cambio de paradigma muy interesante que no sólo ayudará a potenciar el uso de dispositivos IoT, sino que dotará de más valor aún al cloud, mejorando la productividad empresarial, reduciendo el consumo energético y haciendo las labores de administración mucho más ligeras gracias a la automatización.

La copia de seguridad que necesitas para tus dispositivos, tus proyectos y tus datos
Accede a tus archivos desde cualquier dispositivo y lugar de forma segura
pack
10 GB
Gratis
Consigue tu backup ahora