Diferencias entre Nube Híbrida y entornos MultiCloud

Nube Híbrida y MultiCloud no son lo mismo, pero estos conceptos se confunden con mucha facilidad. Para poder entender bien las diferencias entre uno y otro modelo Cloud, hablaremos de sus características por separado, y también de la relación entre ambos modelos. A modo de resumen previo, podemos afirmar que la Nube Híbrida es el presente, y el MultiCloud representa el futuro de la computación en la Nube.

Qué es la Nube Híbrida

La Nube Híbrida es uno de los tres modelos fundamentales de Cloud que discutimos hace pocos meses en estas páginas. Hablábamos de Nube Privada, Pública y Híbrida, y hacíamos hincapié en que la opción de Cloud Híbrido es la más eficiente y, en pocas palabras, la mejor para la gran mayoría de empresas y organizaciones que optan por las soluciones en la Nube.

Cloud Híbrido es la combinación de recursos dedicados (es decir, Servidores Dedicados)  y públicos (Servidores Cloud): una integración de servicios de Nube Privada y Pública que se utiliza en algunas organizaciones para ofrecer diferentes tipos y niveles de servicios.

Existen tres aproximaciones para configurar una Nube Híbrida:

  • Contratando los servicios de dos proveedores diferentes, uno para Cloud Privada, y otro para la Pública, e integrar las soluciones.
  • Contratando un único proveedor que ofrezca ambos servicios.
  • O bien implementando un servicio de Nube Privada in-house, e integrando un servicio de Nube Pública en sus sistemas.

La opción de Cloud Híbrido se consolida como la mejor solución para las empresas que realizan un uso intensivo de las TIC. Son aquellas empresas para las que Internet y los recursos digitales suponen un activo clave en el negocio.

Para aquellas empresa u organizaciones cuyas necesidades evolucionan en el tiempo o, en otras palabras, las que cambian sus necesidades y requisitos, el modelo Híbrido es factible —resulta muy sencillo ponerlo en marcha— y proporciona beneficios y ventajas operativas gracias al alto rendimiento de la infraestructura dedicada, a su seguridad y, por otro lado, gracias a la flexibilidad y facilidad de gestión del Cloud.

Para conseguir el éxito implantando una solución de Nube Híbrida en una empresa se hace necesario contar con un partner tecnológico con una solución flexible. De esta manera, será posible decidir el grado de aislamiento de la Nube que se necesita, pero sin renunciar a la comodidad del Cloud ni a sus ventajas.

Qué es MultiCloud

En el caso de MultiCloud, se combinan servicios en la Nube de diferentes proveedores, a menudo para satisfacer necesidades específicas de carga de trabajo. Estos servicios pueden, o no, estar conectados u organizados entre ellos.

Por lo tanto, bajo el concepto de MultiCloud gestionamos como una arquitectura única y completa entornos donde se comparten y conectan recursos e infraestructuras de múltiples tipos y proveedores.

La diferencia con la Nube Híbrida es sutil, pero sobre todo pone sobre la mesa una serie de aspectos importantes que debemos tener en cuenta:

  1. MultiCloud requiere mucho más detalle en cuanto a seguridad y gestión. La complejidad teórica de este modelo Cloud es mucho más grande que en el caso de nube Híbrida, y su naturaleza distribuida —en el sentido de que podemos estar tratando con diferentes proveedores— así lo requiere.
  2. MultiCloud puede generar dificultades de adaptación, si tenemos en cuenta el número de piezas que se mueven, gestionan y combinan o comunican entre sí.
  3. MultiCloud solo puede añadir valor a una organización si se eligen los proveedores adecuados para cumplir con los requerimientos de la empresa.

La integración siempre añade complejidad, y su gestión es, a su vez, un tema delicado y complicado. Para evitar o aliviar estos problemas existen proyectos como DECIDE. Este proyecto europeo, en el que participa Arsys, está pensado para facilitar las herramientas que permitan diseñar, desarrollar y desplegar de forma flexible las aplicaciones sobre estos complejos entornos.

Conclusiones

El Cloud Híbrido es una realidad del presente de la gestión de los recursos IT. Se trata de un modelo que cualquier organización o empresa puede poner en marcha. Los beneficios son ventajosos para ellas, pues suman el alto rendimiento y seguridad de la infraestructura dedicada con la flexibilidad, facilidad de gestión y seguridad del Cloud.

El modelo Híbrido es, hoy, la mejor opción para las empresas que han decidido emprender su Transformación Digital. Para ellas, Internet, la conectividad, la ubicuidad de las soluciones en movilidad y otras muchas necesidades son claves para su negocio.

Con los nuevos requisitos de las normativas de protección de datos, como el reciente RGPD, los negocios necesitan separar completamente las partes sensibles —datos personales de sus clientes, por ejemplo— de otras funcionalidades. Para ello, disponer de una estructura de Cloud Híbrido resulta muy conveniente combinando, por ejemplo, la seguridad de un entorno privado para almacenar esos datos críticos, con la flexibilidad de un Cloud Público que le permita enfrentarse a los picos de demanda durante campañas puntuales.

Mirando un poco hacia el futuro, este concepto Híbrido evolucionará hacia el concepto MultiCloud. Con este modelo gestionamos como una arquitectura única y completa entornos donde se comparten y conectan recursos e infraestructuras de múltiples tipos y proveedores.

De momento es una opción con demasiada complejidad para muchas empresas, pero el desarrollo de proyectos como DECIDE es fundamental para lograr esta transición hacia un modelo que, de manera global, permite mucha más flexibilidad y prestaciones que el modelo Híbrido.