¿Qué son las infraestructuras hiperconvergentes?

Cuando hablamos de hiperconvergencia nos referimos a una arquitectura centrada en el software que integra los recursos de computación, almacenamiento y virtualización en un solo sistema. Este sistema, generalmente, consiste en hardware de arquitectura x86. La clave de estas estructuras es que hacen posible gestionar todos esos elementos como un único sistema mediante un grupo reducido de herramientas. Normalmente, las organizaciones pueden elegir un dispositivo de infraestructura hiperconvergente (HCI por su acrónimo en inglés) integrado de un solo proveedor, o un software de hiperconvergencia independiente del hardware.

Este tipo de sistemas pueden reducir la complejidad de los Centros de Datos e incrementar la escalabilidad. ¿Qué elementos suelen incluir los sistemas hiperconvergentes? Entre otras cosas, un hipervisor para la computación virtualizada, almacenamiento definido por software y redes virtualizadas. Generalmente, se ejecutan en servidores estándar.

Diferencias entre infraestructuras  hiperconvergentes y convergentes

Una infraestructura convergente combina computación, redes, almacenamiento y administración en un paquete preconfigurado que funciona como un sistema único. Ambas infraestructuras integran esos cuatro componentes de los centros de datos, pero la diferencia fundamental entre ambas es que las soluciones convergentes dependen del hardware, mientras que los sistemas hiperconvergentes lo hacen por medio del software.

Un Centro de Datos de infraestructura convergente utiliza casi los mismos componentes que las infraestructuras tradicionales, pero con una arquitectura simplificada y una gestión más sencilla.

Funcionamiento de la infraestructura hiperconvergente

Una infraestructura hiperconvergente, como hemos dicho, integra el proceso de computación, almacenamiento y redes con un Centro de Datos Definido por Software, casi siempre inteligente y automatizado, que define los aspectos operativos. Eso sí, no todas estas arquitecturas son hiperconvergentes.

El denominado hipervisor es un sistema que organiza los diferentes componentes y está diseñado específicamente por el proveedor de HCI. Esto significa que, mediante este hipervisor, se organiza el almacenamiento, el cómputo y la administración de las redes.

El sistema HCI trabaja de manera intensiva con virtualización, lo que significa que se pueden adaptar los recursos disponibles para crear más máquinas virtuales, o liberar otras, de manera que no haya que interrumpir ningún servicio. Cuando se llega a la máxima capacidad de la infraestructura y no se pueden crear más máquinas virtuales, la escala se consigue añadiendo más nodos hiperconvergentes. Se pueden añadir nuevos nodos con recursos de computación, almacenamiento y redes, al conjunto de almacenamiento compartido para todas las máquinas virtuales.

  • Todas las funciones esenciales del Centro de Datos se ejecutan en una capa de software integrada, por tanto, no se emplea un hardware diseñado para fines específicos. Se utiliza la abstracción en forma de software del almacenamiento y de las redes (SDS y SDN).
  • Una plataforma hiperconvergente está formada por tres componentes de software: la virtualización del almacenamiento, la virtualización de recursos informáticos y la gestión.
  • El software de virtualización agrupa los recursos subyacentes y los asigna de manera dinámica a las aplicaciones que se ejecutan en máquinas virtuales o contenedores.
  • No es necesario utilizar estructuras complejas, como LUN (Logical Unit Number), ya que la configuración se basa en políticas adaptadas a las aplicaciones.
  • Una de las mayores ventajas de estas estructuras es la de reducir las operaciones de gestión manuales, ya que las funciones avanzadas ayudan a la automatización.

Con los sistemas o infraestructuras hiperconvergentes estamos pasando de un entorno en el que algunas de las capas están formadas por nodos hardware especializados, como el almacenamiento, a un sistema en el que servidores genéricos reúnen los recursos hardware de cómputo, almacenamiento y conectividad, con una gestión centralizada a nivel de operaciones y con mayor flexibilidad de crecimiento, ya que basta añadir más nodos o sustituir los existentes por otros nodos más potentes.