Modernización de datos y migración al Cloud, estrategias imprescindibles para las empresas

Con el rápido avance de las tecnologías, actualizarse es una necesidad estratégica para cualquier organización o empresa. Las empresas nacidas en el mundo digital evolucionan rápidamente hacia la movilidad, la Computación en la Nube y el análisis de Big Data.

La innovación tecnológica permite a las empresas ofrecer experiencias de cliente cada vez mejores y más completas, gracias a la innovación y la agilidad de las soluciones planteadas. Hoy, disponemos de más servicios en la Nube que nunca, de más datos que nunca y de un acceso más fácil a ellos que nunca.

Sin embargo, un gran número de empresas están inmersas en procesos de Transformación Digital. Esto no se restringe tan solo a incorporar nuevas tecnologías a sus procesos productivos, sino que en la mayor parte de los casos es necesario modernizar las infraestructuras (y migrar a la Nube), las bases de datos y las aplicaciones.

En qué consiste la modernización de datos

La modernización de los datos se refiere, precisamente, a la acción de trasladar bases de datos legacy a bases de datos modernas capaces de almacenar datos no estructurados, como audios de voz de clientes, comentarios en redes sociales y un largo etcétera. Las bases de datos antiguas no pueden satisfacer ya las demandas de dispositivos móviles, computación en la Nube, Big Data, gamificación y redes sociales.

La necesaria migración a la Nube no se debe separar de la modernización de datos. Ambos esfuerzos se deben combinar para ejecutar la Transformación Digital con éxito y, para ello, las empresas han de poner de su parte. La Nube proporciona beneficios como el ahorro de costes de infraestructura; seguridad; escalabilidad; disponibilidad y ubicuidad; actualizaciones de software automática; mejoras en la productividad y oportunidades de colaboración.

La adopción del Cloud es masiva hoy, en cuanto al almacenamiento de datos se refiere. La gran mayoría de las organizaciones mantienen los datos en la Nube y algo más de la mitad (57% según un reciente informe de Deloitte), operan íntegramente en la Nube. Esto quiere decir que tienen todas sus aplicaciones y todos sus datos en el Cloud. Algunas empresas, sobre todo en sectores sensibles como el financiero, deben seguir manteniendo algunas aplicaciones y datos on-premise por motivos legales.

La tendencia, eso sí, está en la migración a la Nube y ésta no se entiende, si no se produce la modernización de datos. Las empresas deben acelerar tanto la migración como la modernización, de manera que puedan hacer frente a los retos que viene y que están relacionados con la información y sus propios negocios. Centrarse en un área, sin tener en cuenta la otra, es un enorme riesgo que puede afectar al progreso y a los beneficios a corto plazo.

Los retos con respecto a la modernización de datos son, principalmente, dos: los costes para llevar a cabo esta tarea y la complejidad tecnológica. También debemos mencionar como un obstáculo (aunque fácilmente salvable) la heterogeneidad de los datos. En cuanto a la complejidad, basta con disponer de personal cualificado (problema común a muchos temas relacionados con la Nube y nuevas tecnologías, en general).

Aproximaciones principales para la modernización de datos

 Migración de datos

  • Implica mover datos, normalmente, a un proveedor diferente.
  • Los esquemas de origen y destino son los mismos.
  • Implica la migración de código.
  • Por lo general, no se realizan cambios importantes en la aplicación.
  • Se pueden utilizar herramientas de automatización para completar la migración.

Conversión de datos

  • Los esquemas de origen y destino son diferentes.
  • Implica transformaciones durante la migración.
  • Típico durante la reingeniería de aplicaciones y la modernización de aplicaciones legacy.
  • Las herramientas de procesos ETL (Extraer, Transformar y Cargar, por su acrónimo en inglés) están disponibles, pero el proceso es manual.

Actualización de la base de datos

  • Implica la actualización de la base de datos a una versión más nueva.
  • No requiere transformación.
  • Se reemplaza el código obsoleto.
  • Se pueden utilizar herramientas de automatización para completar la actualización.

Los beneficios de la modernización de datos son numerosos. Las empresas que abordan esta tarea están más preparadas para incorporar bases de datos más estables, escalables y flexibles, con mayor agilidad (si nos referimos a plataformas basadas, por ejemplo, en Hadoop). Por otro lado, esta modernización redunda en una mayor productividad y en costes de mantenimiento menores. Además, las tecnologías de bases de datos modernas disponen de cantidad de herramientas que facilitan su administración o la monitorización del rendimiento.