Lo que nos pedían ayer a los desarrolladores web y lo que nos piden hoy

Cuando echamos la vista atrás para ver qué  pedían las empresas a los desarrolladores hace 10, 15 o 20 años, podremos darnos cuenta de todo lo que ha evolucionado el Desarrollo web en los últimos años. Las necesidades no son las mismas, ni mucho menos. Antes el requisito fundamental era básicamente tener sólo presencia en Internet, pero hoy en día Internet es un elemento más del negocio y los requisitos de un proyecto web son mucho más amplios.

Todo este cambio no ha sido casual. Tener redes de comunicación más potentes, nuevos lenguajes de programación, dispositivos de todo tipo, herramientas de comunicación directa, el abismal incremento en el número de usuarios y, por qué no reconocerlo,  una mayor globalización de los mercados son los elementos que  han hecho posible esta vuelta de tuerca.

Desde el punto de vista del Desarrollo web, enumeramos algunas diferencias entre las necesidades de antes y  lo que actualmente puede pedirnos ahora una empresa a la hora de poner en marcha su proyecto web.

  • Lenguajes y plataformas. Los lenguajes antes eran más limitados y las páginas se realizaban totalmente a medida, por lo que la empresa normalmente elegía entre realizar una página en PHP , en ASP en caso de tener algún programa de gestión o querer ofrecer información dinámica o en HTML básico, si simplemente querían tener presencia en Internet.
    La irrupción en el mercado de sistemas de gestión de contenidos o CMS como WordPress, Joomla, Prestashop, etc., ha hecho que hoy las empresas demanden este tipo de plataformas para sus negocios. Son soluciones potentes, económicas, fácilmente actualizables y disponen de multitud de herramientas que se adaptan a todo tipo de necesidades.
  • Diseño. Antes, las empresas que querían tener presencia en Internet (y no eran todas) se conformaban con un diseño simple, una interfaz básica y un contenido basado fundamentalmente en el texto. Generalmente, con la tipografía típica del sistema o las clásicas y más habituales fuentes. A modo anecdótico, los contadores de visitas visibles era algo bastante común entre sus exigencias. Las imágenes que componían  eran de muy poca calidad, aunque era algo lógico, ya que la velocidad a la que nos movíamos  obligaba para no ralentizar los tiempos de carga. Y, por supuesto, sólo teníamos que pensar en las versiones de escritorio.
    Ahora, es habitual que los emprendedores piensen en su web y en su dominio antes incluso de tener el plan de negocio, utilizamos  cualquier tipografía en el texto, que tiene un papel secundario frente a la imagen, de mucha más calidad al no tener problemas de velocidad. Se demanda la realización de una línea gráfica de iconos como parte esencial de los mecanismos de interacción de la interfaz, y debe de ser diseñada cuidadosamente (formas, colores, disposición de elementos, etc). La interfaz se realiza más amigable y dinámica y la filosofía responsive nos facilita el desarrollo para todos los dispositivos.
  • Dispositivos. Por supuesto, hace años los dispositivos móviles existían, pero sólo se podía navegar por Internet en algunos modelos de la última época y de una manera muy tosca (y con mucha paciencia), así que al afrontar un proyecto web rara vez se pensaba más allá de una versión de escritorio. La empresa no pedía versiones diferentes y simplemente se conformaba con una misma versión para todo o como mucho, desarrollaban la página en la antigua tecnología WAP para móviles, con las limitaciones que  tenía y que ya ha pasado al terreno de la nostalgia.
    Con la evolución del hardware,  el nacimiento de las tablets y los teléfonos inteligentes (smartphones), las conexiones más rápidas y  una abrumador mayoría de usuarios que navega desde estos dispositivos móviles (como vimos en ¿Qué busca un usuario cuando accede a Internet desde el móvil?), las empresas incrementan sus recursos en desarrollar en estas nuevas tecnologías. Incluso es habitual realizar versiones exclusivas para smartphones.
  • Redes Sociales. La mayoría de las Redes Sociales nacieron  a mediados de la década pasada y aun así, entonces se consideraban principalmente una herramienta de uso generalmente particular. La comunicación que tenían las empresas  con sus usuarios era mediante la propia página web o con boletines de su correo electrónico (las tradicionales newsletters que todavía se utilizan y que constituyen un eficaz recurso para fidelización y venta online).
    Ahora, cualquier empresa, hasta la más pequeña, saber  que las Redes Sociales son indispensables para establecer conexiones con el mundo profesional, tener información actualizada acerca de temas de interés, organizar eventos, participar en actos y conferencias. Incluso como plataforma publicitaria para darse a conocer.
  • SEO/SEM. En cuanto al SEO, las empresas antes no demandaban un servicio constante de posicionamiento web. Simplemente, pedían el alta en buscadores y se limitaban a realizar actualizaciones, más o menos continuas, en su web. Generalmente, con nuevas entradas en su sección de noticias. En cuanto a SEM, realizaban pequeñas inversiones en campañas, generalmente de forma aislada y sin tener en cuenta otros factores.
    Hoy, se enfoca mucho más en las personas y en la calidad de contenido, la empresa contrata o mantiene un servicio de SEO constante, las palabras clave han alcanzado otro nivel y se apoya mucho más el  Social Media Marketing y las analíticas del sitio. En SEM, la empresa estudia la competencia, se tiene en cuenta el público objetivo, se eligen mejor las palabras clave y se intenta llamar la atención del usuario con otros métodos.
Compartir

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *