Ransomware: Consejos para no caer en la trampa

Se denomina ‘ransomware’ a un tipo de malware que está diseñado para meterse en el sistema de un ordenador sin consentimiento del propietario, llegando incluso a inutilizarlo por completo.

“Ransomware” se compone de la unión de las palabras “Ransom“ y “software”. “Ransom” en inglés se traduce como “rescate” y es precisamente lo que hace especial a este virus. Los hackers secuestran nuestros datos, los cifran y piden un rescate económico para su liberación. En caso de ceder, facilitarán una clave para poder descifrarlos.

Cómo es el contagio

El virus se instala en nuestro ordenador y una vez ha cifrado todos los datos nos muestra un mensaje de advertencia diciéndonos que hemos sido víctimas del ataque y nos insta a pagar una cantidad de dinero a través de diferentes modalidades de pago. Este tipo de amenazas es la que más han proliferado en los últimos años y es importante tener nuestro sistema actualizado, realizar copias de seguridad periódicas, hacer caso omiso a mensajes sospechosos que recibamos en nuestro correo electrónico y no ceder nunca al chantaje del rescate.

Protección contra un Ransomware

Cuando un ransomware entra en nuestro equipo y lo infecta poco se puede hacer, por lo que la prevención es el mejor remedio.

Cómo evitar un ataque

  • El correo electrónico (phising) es uno de los principales métodos de infección, por lo que, si recibes un correo sospechoso con un archivo adjunto, no lo abras jamás y bórralo inmediatamente.
  • Si el email que recibes es de un contacto conocido pero lleva un adjunto que no esperas, asegúrate antes preguntándole de qué se trata. Te ahorrarás más de un disgusto.
  • Si lo recibes de una empresa o institución, observa que no tenga una mala redacción y si sospechas de él, no abras el adjunto ni pulses sobre el enlace que te indican.
  • Ojo también con los archivos DOC (Word) o XLS (Excel). Pensamos que son tan familiares que resultarán siempre inofensivos, pero no es así. Recomendamos desactivar los macros de estas aplicaciones para evitar que al abrir esos archivos se introduzca malware en nuestro equipo.
  • Analiza con tu antivirus cualquier fichero sospechoso que recibas o descargues, sobre todo si es algo que vas a instalar en tu ordenador.
  • Realiza copias de seguridad frecuentes en un NAS o en un alojamiento en la nube.
  • Por supuesto, actualiza con regularidad todos los programas instalados en tus equipos, especialmente sistema operativo y solución antivirus.
  • Si tienes varios equipos en red, desconéctalos para evitar que se propague el malware entre ellos.
  • Para finalizar, echa un vistazo a la seguridad y privacidad del navegador y haz que plugins como Flash o Java nos pida permiso cada vez que una página solicite utilizarlos.