¿En qué consiste el Almacenamiento Definido por Software?

El Almacenamiento Definido por Software (o SDS en sus siglas en inglés) desvincula el software de almacenamiento de los dispositivos de almacenamiento subyacentes. Es decir, separa el software de almacenamiento de su hardware. Eso lo hace creando una capa de administración de software virtualizada que funciona por encima del hardware de almacenamiento. El SDS se ejecutará en cualquier sistema estándar del sector, pero el software no depende del hardware propietario, lo que se convierte automáticamente en una de sus grandes ventajas, puesto que otorga una enorme flexibilidad y capacidad de escala.

Puede parecer que la definición de SDS es muy escueta, poco rica en cuanto a detalles, pero lo que importa aquí es el concepto: separar el software del hardware de almacenamiento para conseguir ampliar la capacidad de almacenamiento casi de manera instantánea, una característica que lo hace rentable, flexible y escalable.

Características, beneficios y tipos casos de uso de SDS

A pesar de que diferentes proveedores pueden proporcionar versiones diferentes de la definición anterior, lo cierto es que todos tienen en común un puñado de características esenciales. Las repasamos:

  • Abstracción. En la arquitectura SDS, el software que administra el almacenamiento es independiente del hardware de almacenamiento, por tanto, se dice que el software se «abstrae», o que está «desacoplado» del hardware.
  • Virtualización. La arquitectura SDS agrupa los recursos de almacenamiento y los administra como una unidad cohesionada. Esto es muy similar a la virtualización, pero aplicado al almacenamiento en lugar de a los recursos informáticos.
  • Automatización. Se utilizan funciones de automatización para reducir la cantidad de tareas que los administradores del almacenamiento deben realizar manualmente.
  • Basado en hardware estándar en la industria. Las soluciones SDS se basan en hardware estándar de la industria, así como en las API estándar para la administración del almacenamiento.
  • Flexibilidad. Es muy fácil añadir o eliminar capacidad de almacenamiento y continuar administrando el almacenamiento como un todo.
  • Las soluciones de SDS permiten a los usuarios tomar sus propias decisiones sobre el hardware que utilizan en lugar de vincular a los clientes con un proveedor o tipo de infraestructura en particular.

Conociendo estas características, podemos deducir fácilmente los beneficios de optar por SDS que, por otro lado, son beneficios atractivos para cualquier empresa, sea del tamaño que sea:

  • Costes más bajos. Al poder disponer hardware más básico, estándar y no propietario, ni con grandes prestaciones por defecto, los costes iniciales serán más bajos que las soluciones SAN y NAS tradicionales. Otra manera en que se rebajan los gastos es a través de la posibilidad de automatización de procesos, ya que requerirán menos tiempo por parte de los administradores de almacenamiento. Así a eso añadimos la posibilidad de optimizar el espacio de almacenamiento, la ventaja está muy clara.
  • Es un sistema flexible y escalable. Para una empresa u organización que emprenda la transformación digital, SDS proporciona múltiples ventajas en cuanto a la flexibilidad en la gestión TI, y también gracias a la posibilidad de expandir el almacenamiento de manera instantánea y a un coste mínimo.
  • Se evita el vendor lock-in. Una de las mejores maneras de evitar ser «cautivos» de una solución es el SDS. Evitaremos compromisos como qué hardware utilizar o qué licencias obtener gracias a que SDS se puede ejecutar en cualquier hardware.

Una solución SDS no va a ser óptima para todos los casos y todas las organizaciones. Como sucede para cualquier solución tecnológica, dependerá mucho de las necesidades específicas de almacenamiento y de los recursos disponibles, presupuestos, etc. Sin embargo, hoy es posible garantizar un nivel de servicio más que aceptable para la gran mayoría de las necesidades empresariales.

¿Qué tipo de casos de uso son los más adecuados para SDS?

Existen muchos casos de uso de los SDS, pero sin duda los más comunes o los que más partido permiten sacar a este tipo de almacenamiento son los siguientes:

  • Crear una Nube Híbrida. Las organizaciones que desean compartir el almacenamiento entre entornos de nube públicos y privados pueden usar SDS para simplificar la administración del almacenamiento.
  • Extender la vida útil de la infraestructura existente. Como SDS puede ejecutarse en casi cualquier hardware comercial, es posible ganar algunos años más en sus dispositivos de almacenamiento existentes implementando SDS para crear un grupo de almacenamiento con administración simplificada.
  • Modernizar la infraestructura. Las empresas que están actualizando su hardware puede considerar SDS, ya que ofrece una opción de menor coste que el reemplazo.
  • Escritorios Virtuales (VDI). El uso de SDS para la infraestructura de escritorio virtualizada podría ofrecer un mejor rendimiento, junto a la reducción de costes ya mencionada.
  • Internet de las Cosas. Muchas aplicaciones IoT generan una gran cantidad de datos. Cuantos más datos, mayores son los costes de almacenamiento. SDS puede reducir esos costes de almacenamiento, consiguiendo que haya más información disponible para los análisis.