Rendimiento, fiabilidad y eficiencia, las tres ventajas del almacenamiento SSD

ssd_sEl almacenamiento en unidades de estado sólido o SSD (por  las siglas en inglés de Solid-State Drive) sustituye los mecanismos de los tradicionales discos duros por chips que trabajan con impulsos eléctricos.

¿Qué ventajas ofrece el almacenamiento SSD cuando lo utilizamos en el hosting?  Mejor rendimiento, más fiabilidad y menor consumo energético, tres características más que valoradas en el desarrollo de cualquier proyecto tecnológico. Sobre todo, cuando hablamos de  altas concurrencias y tenemos bases de datos de por medio.

Desde las populares memorias USB o reproductores MP3, el almacenamiento basado en tecnología SSD está dando el salto progresivamente al resto de dispositivos tecnológicos (portátiles, ordenadores de sobremesa, discos duros externos, etc.),  y comienza a implantarse en las soluciones de hosting de gama avanzada, tomando el relevo progresivamente de los tradicionales discos duros o HDD, por las siglas de Hard Disk Drive.

El almacenamiento HDD se basa en cabezales mecánicos que graban de forma magnética los datos sobre un disco; algo que, simplificando, podríamos comparar con los tradicionales tocadiscos, con cabezales que se mueven sobre las capas del disco para acceder o modificar la información. Sin embargo, la tecnología SSD sustituye la grabación magnética por chips que graban y acceden a los datos por impulsos eléctricos, sin mecanismos.

Al prescindir de estas  partes móviles, el almacenamiento SSD ofrece una mayor velocidad de escritura y lectura, lo que se traduce en un mejor rendimiento al disminuir los tiempos de acceso a la información; es decir, el tiempo que tarda en localizar la información antes de que pueda ser leída o escrita. En general, un disco de estado sólido hasta diez veces más rápido que un disco duro de plato.

No obstante, también tenemos que ser conscientes de que estamos hablamos de tiempos de acceso medidos en milisegundos. Esta diferencia puede resultar ligeramente perceptible para los usuarios domésticos, pero  al hablar de un proyecto web dinámico con bases de datos o de páginas con un elevado número de visitas concurrentes, la cosa cambia. Debemos multiplicar cada milisegundo de diferencia por tantos procesos y consultas como requiera el sistema y, por tanto, estos milisegundos pueden afectar al rendimiento de manera notable y marcar la diferencia. De hecho, utilizar SSD puede ser una una de las mejores opciones para mejorar el rendimiento de muchos proyectos IT.

Al fin y al cabo, y por poner un ejemplo: ¿cuantas veces no hemos finalizado una compra online porque el proceso tardaba demasiado? Según algunos estudios, los compradores están dispuestos a esperar un máximo de dos segundos  a que cargue una página y un 40% de los usuarios abandona la página si ésta no se visualiza antes de tres segundos. Así que un segundo de diferencia no es, ni mucho menos, algo banal al hablar del acceso a una página web.

La mejora del rendimiento no es la única ventaja del almacenamiento SSD. Esta tecnología también proporciona una mayor fiabilidad en la lectura y grabación de los datos.  Al no tener mecanismos físicos, tampoco generan calor ni ruido, por lo que no necesitan ventilador, uno de los muchos elementos hardware que pueden fallar en los HDD; tampoco vibraciones que deterioran los procesos de lectura y escritura y pueden generar datos corruptos o la la imposibilidad de acceder a la información.

Y, de nuevo, esa ausencia de mecanismos también trae otra importante ventaja. Al no tener que girar y mover elementos, como un cabezal o el ventilador, el consumo energético del SSD es mucho menor: entre dos y tres veces menos, dependiendo del proceso, aunque algunos estudios afirman que el porcentaje puede alcanzar el 80%.

Nuestras soluciones avanzadas para empresas y profesionales IT, como los Servidores Dedicados y Servidores Cloud, están ya disponibles con almacenamiento SSD.