¿Qué es «IT as a Service»?

La digitalización de las empresas ha dejado de ser una necesidad puntual en ciertos sectores para convertirse en un fenómeno global, algo que cualquier organización de cualquier sector debe afrontar si quiere mantenerse competitiva. Esta transformación digital, que es más sencilla o natural en determinados sectores, supone cambios fundamentales en las organizaciones: desde cambios en la cultura de la empresa, pasando por cambios tecnológicos e, incluso, la reconfiguración de los puestos de trabajo.

Si analizamos los cambios tecnológicos que afrontan las empresas inmersas en procesos de transformación nos encontramos con dos grandes opciones principales: adquirir e instalar infraestructura en las instalaciones o recurrir a esos servicios en el Cloud. La primera opción implica, entre otras cosas, la necesidad de un departamento de IT potente, con personal cualificado y preparado para afrontar el reto. Además, es necesario disponer de un presupuesto suficiente como para costear la adquisición de dicha infraestructura y los sistemas de apoyo necesarios (como sistemas de refrigeración, de protección contra incendios, etc.). A esto hay que sumar los costes de licencias software, de mantenimiento, y un largo etcétera.

Para muchas pequeñas y medianas empresas, el presupuesto para infraestructura y costes asociados es, prácticamente, cuestión de ciencia ficción. Dependiendo de las necesidades concretas de la empresa, puede que sea algo inabordable desde el punto de vista financiero. Por otro lado, sobre todo si la empresa es muy pequeña, está el hecho de no disponer de un departamento de IT como tal, o que el personal no tenga la cualificación requerida para gestionarlo todo.

En esos casos, la opción más interesante es confiar en los servicios en la Nube y, en concreto, en ITaaS (IT como servicio o IT as a Service).

¿Qué es ITaaS?

IT as a Service es un modelo de computación en la Nube que proporciona servicios de IT adaptándose a sus necesidades y el modelo de negocio de cada organización, ya sea para operar en local o en la nube. ITaaS es un camino a seguir teniendo la nube híbrida como base y la digitalización como resultado.

La principal diferencia respecto de los servicios de infraestructura (como IaaS) es que el IT-as-a-Service ofrece servicios de solución de negocio y no solo computación y almacenamiento. Estos se pueden utilizar a demanda o escalando cuando sea necesario.

El proveedor de servicios de IT puede ser desde un departamento de IT interno a una empresa de servicios tecnológicos de confianza. Los destinatarios de ITaaS pueden ser, a su vez, un departamento dentro de una empresa, o una pequeña o mediana empresa. El ITaaS generalmente se entrega como un servicio administrado con un catálogo bien definido de servicios de IT y precios asociados a cada uno de los elementos del catálogo.

Hay diferentes formas de ver ITaaS, dependiendo de quién hable de este tipo de servicio. Por ejemplo, hay quien explica IT as a Service en términos de externalización completa de servicios de IT a terceros. En el fondo, podemos resumir ITaaS como un modelo operativo en el que la organización IT de una empresa se plantea como negocio, actuando y operando como una entidad comercial distinta que crea productos y servicios para las otras líneas de negocios dentro de la empresa.

Beneficios del ITaaS

Como servicio Cloud que es, IT as a Service ofrece una serie de beneficios para las empresas que optan por él que se identifican fácilmente con las ventajas propias de la Nube.

  • Mínima inversión inicial en IT, ya que no necesitamos plantearnos adquirir infraestructura, entre otras cosas.
  • Gastos regulares y predecibles, ya que los servicios se abonan mediante una cuota mensual que reflejaría, además, el uso de los recursos.
  • Transparencia financiera.
  • Ventajas fiscales.
  • Monitorización continua de servicios.
  • Soporte técnico experto  externalizado.
  • Escalabilidad: Si se necesitan más recursos o más servicios, estos se añaden de manera sencilla.
  • Seguridad. Actualizaciones y parches de software regulares, además de la garantía de disponer siempre del hardware más actualizado.

Integrar ITaaS en la organización requerirá cambios fundamentales en cómo se crean, pagan, entregan y consumen los servicios de IT, así como en los roles de quienes los respaldan. El desafío pasa por motivar y educar al personal, la administración y la empresa para que adopten un nuevo modelo tecnológico y los cambios organizativos que lo acompañan.