¿Alojamiento web en Linux o Windows?

A la hora de contratar un plan de alojamiento web, el usuario debe plantearse si quiere hacerlo en Windows o en Linux. En principio, cualquiera de los dos sistemas operativos son perfectamente válidos, pero la elección entre uno y otro dependerá de las tecnologías que utilicemos en la programación del sitio web.

Si hablamos de una página web estática, que no incluye lenguajes de programación más allá del HTML ni base de datos, podemos optar por cualquiera de las dos opciones. La cosa cambia cuando estamos abordando un proyecto dinámico que sí los utiliza, porque existen pequeñas diferencias entre ambos.

A grandes rasgos, Windows suele elegirse cuando los proyectos se desarrollan con tecnologías de Microsoft, como  ASP o ASP.NET, y en aquellos sitios web que utilicen bases de datos de Access (programa presente en el paquete Office) o SQL Server. En cambio, si el lenguaje de programación empleado es PHP, Perl o Phyton, o se incluyen bases de datos MySQL, es mejor decantarse por Linux. También es recomendable la opción de  Linux cuando se quiere instalar Joomla!, WordPress, Mambo o cualquier otro programa de gestión de contenido que se base en PHP.

Pero, además de estos aspectos básicos, hay que tener otros en cuenta de cara a escoger entre alojamiento en Linux o en Windows. Por una parte, Windows suele ser más fácil de utilizar por los usuarios. Al ser un sistema operativo muy comercial, tiene la ventaja de que Microsoft está sacando al mercado diversos programas que permiten simplificar el diseño y desarrollo de las aplicaciones web que corren en Windows, ahorrando así tiempo a los usuarios. Esto hace que la integración de aplicaciones de Microsoft sea mucho más sencilla en Windows que Linux. Asimismo, Microsoft también se ha esmerado para lograr que la integración de bases de datos sea una tarea sencilla con Windows, ya que permite con menor tiempo de desarrollo integrar funcionalidades específicas para este sistema operativo.

Sin embargo, Windows cuenta con una clara desventaja frente a Linux, que radica en el  precio de las licencias, en contraposición a la mayoría del software para Linux, que es de código libre y gratuito.

Por otra parte, Linux destaca en varios aspectos, además del económico. Si hablamos de seguridad, los servidores de Windows estadísticamente reciben muchísimos más ataques  que los de Linux, que son más robustos. También es cierto que si los administradores de sistemas y programadores toman las debidas precauciones en Windows, no deberían sufrir los temidos ataques. En ninguno de los dos casos estaríamos libres de riesgos ante el malware, pero si nos ceñimos a los datos puramente estadísticos,  Linux gana en seguridad.

Como hemos comentado anteriormente, la mayoría del código para Linux es libre, hecho que implica que esté constantemente actualizándose e incluyendo mejoras por parte de los usuarios que necesitan satisfacer determinadas necesidades en su programación. Así, se logra que el código sea cada vez más accesible para todos y más eficiente. Todo ello, unido a la gran estabilidad  de Linux, facilita el funcionamiento de las aplicaciones, haciendo que corran mejor en Linux que en Windows.

En conclusión, si nos basamos en los aspectos técnicos, la elección va a depender del lenguaje de programación elegido para el sitio web y de los complementos que se quieran incluir en él. Si se va a utilizar tecnología de Microsoft tipo ASP, ASP.NET, Access o SQL Server, lo ideal será Windows. Mientras que si se va a programar en PHP, incluir bases de datos MySQL o se quieren utilizar herramientas de gestión de contenido tipo Joomla! o WordPress, la balanza se inclina hacia Linux.

Si trabajas con distintos proyectos web y utilizas Windows y Linux indistintamente, puedes utilizar una única solución multidominio y multioperativo como Cloudwebs que, tras la última actualización, es compatible con los desarrollos para ambos sistemas.

Compartir

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+