Tasa de rebote

Tasa de rebote: qué es, cómo calcularla y mejorarla

En este post vamos a abordar uno de los temas que resultan especialmente interesantes para la optimización de los sitios web y también para mejorar las posiciones en los resultados de las búsquedas: la tasa de rebote. Te explicaremos qué es y cómo puedes mejorarla.

¿Qué es la tasa de rebote?

La tasa de rebote es una de las principales métricas que podemos utilizar para la analítica de los sitios web. Mide el porcentaje de visitantes que entran a un sitio y, durante su visita, consultan una única página web. Aunque no siempre es una tasa que refleja de una forma realista la utilidad o la calidad de un sitio web, sí que resulta un indicador válido sobre la cantidad de atención que puede llegar a captar de los usuarios. 

Por supuesto, cuanto menores sean las tasas de rebote, se entiende que el sitio se comporta de mejor manera.

¿Cómo se mide y calcula la tasa de rebote?

La tasa de rebote es un valor porcentual calculado sobre el total de visitas al sitio frente al total de visitas que solo consulta una página. Para realizar esa operación, se toma el total de visitas a un sitio y se divide por el número total de visitas que consultan una sola página. Luego, se multiplica el resultado por 100 para obtener un porcentaje. 

Herramientas como Google Analytics 4 facilitan esta medición proporcionando reportes detallados tanto a nivel de sitio como a nivel de página particular.

Factores que influyen en la tasa de rebote

Conocer los factores que influyen en la tasa de rebote te puede ayudar a mejorar este registro en tu sitio web.

Diseño y usabilidad del sitio web

Un primer consejo es tener un diseño intuitivo y fácil de usar, ya que de esta manera, los usuarios se sentirán cómodos al navegar por las páginas del sitio. Al contrario, una página web fea y difícil de usar hará que los usuarios busquen otras alternativas para encontrar la información o utilizar servicios.

Relevancia y calidad del contenido

Por supuesto, un factor muy importante es ofrecer un contenido valioso para las personas que nos visitan. Un contenido de alta calidad ayudará a que los usuarios quieran consultar más información en el sitio web, visitando páginas adicionales.

Velocidad de carga de la página

Si nuestro sitio tarda en cargar una eternidad, es muy probable que las personas se lo piensen dos veces antes de pulsar los enlaces para dirigirse a otras páginas. Al contrario, si tenemos un sitio rápido, consultar otras páginas no resultará un incordio y por tanto existirán más posibilidades de que el usuario navegue por otras páginas.

Interpretando los resultados: ¿Qué indica una alta o baja tasa de rebote?

El indicador de la tasa de rebote, ya sea alta o baja, es muy relevante para entender cómo los usuarios perciben nuestro sitio. Sin embargo, no siempre una tasa de rebote alta es indicativo de una mala experiencia de usuario.

Situaciones en las que una alta tasa de rebote puede ser aceptable

Existen muchos tipos de páginas donde una tasa de rebote alta no tiene por qué ser necesariamente un indicativo negativo de la calidad del sitio. Por ejemplo, si entramos en un sitio web buscando una respuesta a una pregunta y la encontramos en la primera página, muy probablemente no continuemos la navegación, y aún así nuestra experiencia será muy positiva. 

Por tanto, es importante prestar atención a lo que los usuarios están buscando en el sitio web para saber si realmente esa tasa de rebote alta es el reflejo de un problema de usabilidad o de contenido en el sitio.

Estrategias para reducir la tasa de rebote

Si tenemos la intención de reducir la tasa de rebote, debemos de pensar los medios para conseguir que los usuarios visiten más páginas en sitio.

Para empezar, sería bueno observar si la usabilidad y el aspecto general del sitio es adecuado, junto a otros aspectos que ya hemos comentado como el contenido de calidad. Si en estos puntos no encontramos un problema, una tasa de rebote baja puede deberse simplemente a que los usuarios han podido resolver sus dudas con la primera página.

De todos modos, si el objetivo es reducir la tasa de rebote, podemos pensar en realizar algunas estrategias para motivar la navegación a través del sitio:

  • Tener un sitio web con una clara distribución de contenidos por páginas y fácil de entender para los usuarios. 
  • Disponer de un Call to Action (CTA) correctamente definido, que haga que los usuarios hagan más navegación en el sitio web.
  • Ofrecer contenido relacionado al que el usuario está accediendo.
  • Ofrecer recursos interesantes y relevantes a los usuarios, como archivos de descarga, infografías o vídeos relacionados.
  • Ofrecer la posibilidad de que el usuario te envíe sus dudas sobre el contenido que acaba de leer. 
  • Dividir el contenido en varias páginas. Debemos tener cuidado con esta estrategia, pues puede acabar resultando una mala experiencia de usuario, aunque ayude a reducir significativamente el valor de tasa de rebote.

Herramientas y métricas relacionadas

Las herramientas de analítica nos pueden ofrecer métricas con las que verificar nuestra tasa de rebote y entender las características del comportamiento de los usuarios. 

Google Analytics y la tasa de rebote

Google Analytics es el servicio de analítica más extendido en el momento. Uno de los muchos informes que podemos obtener a través de esta herramienta es la tasa de rebote. Sin embargo, en la versión actual de Google Analytics ha cambiado el mecanismo con el cual obtenemos los informes de tasa de rebote.

Ahora el informe no está disponible de manera predeterminada, y tenemos que acceder a la funcionalidad de Exploración de datos para conseguir crear un informe que muestre esa métrica.

Una vez en la exploración de datos, creamos un informe. Luego indicamos dimensiones y métricas. Dimensiones pueden ser elementos como el título de la página y métricas pueden ser elementos como usuarios, sesiones o la tasa de rebote. 

Google Analytics tasa de rebote

Métricas complementarias para una evaluación profunda

De todos modos, no debemos analizar únicamente esta métrica a la hora de evaluar si un sitio web está correctamente diseñado y es usable, o si su contenido es de calidad. Existen otras métricas que también merece la pena considerar y analizar en conjunto, como el tiempo de permanencia en el sitio o las tasas de conversión que tengamos en seguimiento.

Además, como decíamos antes, es importante el sentido común y entender cuál es el comportamiento normal de los usuarios en el sitio para valorar los indicadores de tasa de rebote

Estrategias para reducir la tasa de rebote

Ya hemos ofrecido algunas ideas para mejorar las tasas de rebote, pero creemos conveniente ofrecer algunos comentarios adicionales sobre los siguientes puntos.

Mejora del contenido y la relevancia

Debemos prestar mucha atención al contenido de la página para que tenga la suficiente calidad y relevancia sobre el tema que se esté abordando. Por ejemplo, un contenido de poca calidad o que no se encuentre correctamente actualizado puede hacer que los usuarios abandonen rápidamente la página.

Contar con un buen calendario editorial es importante para que se preste la debida atención al artículo en el que se encuentra el usuario, pero además, permitirá que nuestro sitio web y la marca que representamos sea bien considerado para ampliar la información o realizar futuras visitas.

Optimización del diseño y la experiencia del usuario

Como hemos dicho anteriormente, el diseño también es un factor fundamental para la permanencia del usuario en la página. Pero no solo el diseño, también la usabilidad es fundamental, puesto que además de bonito, un sitio web debe ser fácil de usar. Todo ello acabará impactando en una mayor probabilidad de que el usuario interactúe con el sitio y realice la navegación por otras secciones de contenido.

Estrategias de velocidad de página

También muy relacionado con el punto anterior  se incluye la velocidad de la carga de la página, que impacta directamente en la experiencia de usuario.  Se puede mejorar esta velocidad implementando algunas técnicas como el cacheo de los datos, la compresión de los contenidos cuando son enviados a través de la red, el uso de CDN o la optimización de las imágenes.

Errores comunes y mitos en relación con la tasa de rebote

Ahora vamos a ver algunos detalles interesantes que pueden inducir a error o falsas interpretaciones sobre el concepto de tasa de rebote.

Entendiendo malentendidos comunes sobre la tasa de rebote

Aunque la tasa de rebote es una métrica muy relevante, no debemos sobreestimar su importancia. Lo primero que debemos entender es que no siempre una tasa de rebote alta indica un problema dentro del sitio web. Si el usuario ha conseguido encontrar la información que buscaba en la primera página, es perfectamente normal que no realice una navegación extra.

Tampoco debemos considerar la tasa de rebote como un indicador exclusivo sobre el éxito o fracaso de un sitio web. En realidad, debemos combinarlo y ponerlo en perspectiva junto con otras métricas que nos permitan entender bien el comportamiento de los usuarios

Al contrario que ocurre cuando analizamos tasas de rebote altas, si pensamos que las tasas de rebote bajas son un único indicador de éxito podemos estar igualmente equivocados. Puede que haya usuarios que tengan que navegar por varias páginas de un sitio web porque se sientan confusos y no encuentren lo que estaban buscando.

Por último, es importante no sobreestimar la tasa de rebote como un factor SEO definitivo. Aunque los buscadores puedan tenerlo en cuenta para realizar el posicionamiento entre los resultados de la búsqueda, existen muchos otros criterios que influyen en el posicionamiento.

Futuro de la tasa de rebote: tendencias y consideraciones

La tasa de rebote sigue siendo a día de hoy un indicador considerado por los motores de búsqueda, pero en la medida en la que sus algoritmos evolucionan no podemos asegurar que su relevancia siga siendo la misma que tiene actualmente.

Cambios en los algoritmos de los motores de búsqueda y su impacto en la tasa de rebote

A medida que los motores de búsqueda son capaces de interpretar de una manera más fiel la calidad de un sitio web, factores como la velocidad de carga o su usabilidad o métricas como la tasa de rebote están perdiendo importancia. 

Paralelamente, los motores de búsqueda están evolucionando e incorporando nuevos mecanismos para el aprendizaje automático, lo que los hace cada vez más sofisticados. En función de ello, es de esperar que métricas como la tasa de rebote, que no siempre son indicadores fieles de la calidad de un sitio, pasen a un plano más secundario.

Dicho lo anterior no quiere decir que debamos olvidarnos de este parámetro ya que es muy válido para analizar el comportamiento de nuestros usuarios y por tanto es de esperar que siga teniéndose en cuenta por los buscadores, en alguna medida.

La copia de seguridad que necesitas para tus dispositivos, tus proyectos y tus datos
Accede a tus archivos desde cualquier dispositivo y lugar de forma segura
pack
10 GB
Gratis
Consigue tu backup ahora