Teletrabajo: Manual de buenas prácticas

No es necesario que mencionemos los motivos por los que el teletrabajo ha ganado fuerza en el momento actual. Actualmente muchos profesionales nos hemos visto forzados al trabajo no presencial y, sin embargo, pocos estábamos realmente preparados. En este artículo queremos subrayar algunas buenas prácticas en el teletrabajo, la gran mayoría recogidas por medio de la experiencia de personas que llevan años trabajando desde casa.

Productividad en el teletrabajo

Comenzamos con algunos consejos dedicados al aumento de nuestra productividad en el trabajo a distancia. En resumen, para teletrabajar necesitamos disciplina, responsabilidad y buenas herramientas.

Cambia el entorno:

Nuestro lugar debe estar adaptado al teletrabajo. A ser posible debemos de cambiar el entorno para encontrar un espacio donde tengamos menores distracciones. Esto también redundará en otro beneficio, ya que podremos separar mejor nuestra vida de ocio y la vida de trabajo en la misma residencia.

Concéntrate en lo profesional

Es importante que podamos encontrar un ambiente que nos permita la concentración. Para ello es clave evitar distracciones como atender al mismo tiempo tareas domésticas, hijos, conversaciones con nuestra pareja o visitas a la nevera.

Evita la procrastinación

Esto es algo muy fácil de decir, pero muy difícil de hacer en el entorno de casa. Siempre hay tareas que hacer en el hogar y el ordenador e Internet nos ofrecen infinitas posibilidades para entretenernos con cosas que no son realmente las que debemos hacer. Es natural que ocurra la procrastinación, pero debemos estar alertas y mantener el foco en el trabajo en los horarios debidos. Más tarde habrá tiempo para hacer otras tareas de ocio y de casa.

Mide los tiempos

Poco a poco tenemos que ser más rigurosos con nosotros mismos, aunque siempre en el debido límite. Para ello una de las mejores ayudas es controlar el tiempo que dedicamos a cada cosa. Esto nos podrá dar una noción realista de nuestra productividad y ayudarnos a enfocar nuestro tiempo de una manera más eficiente. Además, si el jefe pide explicaciones, tendremos datos concretos con los que responderle. Existen técnicas y herramientas como Pomodoro que establecen muy bien los tiempos para organizar cada tarea. Quizás te resulten de utilidad.


Horarios

El trabajo a distancia debería realizarse también en base a un horario, capaz de atender a necesidades diversas. Se trata de encontrar los momentos en los que garantizar que el trabajo sea de calidad.

Define bien los horarios

Estos horarios nos ayudarán a separar nuestras actividades y crear una rutina saludable. Evitarán que dejemos nuestro trabajo para «más tarde…» y que ese momento no llegue nunca. Igual que también evitará que trabajemos sin parar.

Escoge las mejores franjas para cada actividad

Está claro que muchos trabajos requieren que estemos disponibles determinadas horas del día. En estos casos la elección de los horarios puede no depender de nosotros… Sin embargo, en el caso que podamos elegir, tenemos que apreciar cuáles son los mejores momentos para cada actividad. Las primeras horas del día suelen ser más productivas. En ellas conseguimos hacer más cosas en menos tiempo. Sin embargo, hay personas que consiguen trabajar más durante la noche porque son capaces de concentrarse mejor.

No hagas interrupciones

Escoge los tramos del día para trabajar en los que puedas tener mayor seguridad de que se podrá trabajar sin interrupciones.

Sé realista

Todos tenemos un ritmo y no es bueno apresurarse, dedicando el tiempo necesario a cada cosa. A la hora de crear tus horarios ten en cuenta que necesitas un tiempo para desayunar con calma, tomar una ducha por la mañana, pasear al perro o hacer un poco de deporte. Aunque tu trabajo esté en casa y quieras resumir los tiempos de determinadas cosas, a fin de contar más tiempo libre al final del día, tenemos que mantener los pies en el suelo y entender que no es necesario correr y saltar pasos fundamentales como el deporte, la higiene o la alimentación.


Separación de trabajo y ocio

Es importante que podamos separar los dos roles que llevaremos dentro de nuestra residencia, el trabajo y el ocio, a fin de mantenernos saludables, liberar convenientemente el estrés y evitar la ansiedad. Es muy positivo disponer del puesto de trabajo cerca, porque nos ahorra mucho tiempo, pero también corremos un riesgo importante debido a esta proximidad.

Desconecta

El trabajo a distancia hace que esté accesible las 24 horas, pero tenemos que separar los tiempos para cada actividad. Hay que aprender a desconectar durante el descanso y no estar pendiente de mensajes de trabajo, urgencias, etc.

Descansa

Volvemos a insistir en tener un descanso de calidad, las horas convenientes. Es fácil que en muchas ocasiones se tienda a alargar la jornada, o trabajar en horas de descanso por no haber conseguido terminar todas nuestras tareas. Sin embargo, el exceso de horas de trabajo provocará problemas a medio o largo plazo.

Mantén tus relaciones sociales

Teletrabajar no significa que dejemos de ver a las personas de nuestro entorno. Está demostrado que uno de los factores que más nos ayudan a a mantenernos con una salud y moral elevadas es la relación social. Durante las horas de trabajo aprovecha para conversar con tu equipo con alguna de las numerosas herramientas que tienes para ello a tu disposición. En el tiempo de ocio, aprovecha para salir y ver a otras personas con las que conversar de otras cosas. Durante la cuarentena ha sido complicado, pero si el teletrabajo se mantiene, es importante marcar tiempos para relacionarnos también con amigos o familiares.

Conclusión

En fin, todos estos consejos se basan en que puedas mantener la calidad de tus funciones en el teletrabajo y que éste se realice en las mejores condiciones. Esto incluye no solamente mantener la productividad en el tiempo que pasamos dedicados a nuestras ocupaciones laborales, sino también ser consecuentes con un esquema de vida saludable que nos ahorre problemas con la familia y con nosotros mismos.