Friends, Family and Fools: la base del capital semilla de tu startup


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+
  • ¿Dónde puedes encontrar el capital semilla para tu startup? Te contamos lo que son las “tres efes”.
  • Recuerda que para gestionar bien la relación con quien te presta dinero, es importante evitar conflictos en el futuro.

Iniciar un negocio con una startup supone una serie de gastos iniciales para los que necesitarás una pequeña inversión. Aunque reduzcas al mínimo los gastos trabajando desde tu casa o funcionando inicialmente como autónomo y no como sociedad, tendrás unos costes mínimos que cubrir como los siguientes:

  • Desarrollo informático.
  • Viajes o desplazamientos.
  • Marketing y publicidad.
  • Servicios bancarios.
  • Seguros.
  • Seguridad social.
  • Impuestos.

No son gastos muy cuantiosos individualmente, pero la suma sí puede ser importante.

¿Dónde puedes encontrar el dinero para el capital semilla?

Puede que tengas unos ahorros y que quieras invertirlos en tu startup. Steve Jobs, para crear Apple, vendió su furgoneta. Pero, es probable que necesites más apoyo económico. Lo más habitual es que se recurra a las llamadas “tres efes”:

  • Family (familia). Tus padres, tu pareja, tus suegros.
  • Friends (amigos). Habrá amigos que se interesen por tu proyecto y quieran colaborar con dinero.
  • Fools (locos). Personas que no te conocen, pero a las que les encanta tu idea y quieren invertir.

Estos serán los inversores iniciales y para asegurarte una buena relación lo aconsejable es que firmes un documento en el que se regulen las condiciones de ese préstamo que, muy probablemente, sea a fondo perdido. Identifica la cantidad que te han prestado, las condiciones y la forma y plazo de devolución (si es que la hay).

Genera confianza en tus inversores

Lograr que alguien confíe en ti y te preste dinero sin saber si lo va a recuperar o si va a ganar algo es bastante complicado, así que tendrás que sacar a relucir tus mejores dotes de persuasión y tener en cuenta que tu objetivo será generar confianza. ¿Cómo conseguirlo?

  • Aporta datos fiables y objetivos. Deja de lado las suposiciones y básate en datos de tu sector y cifras concretas.
  • Muestra potencial de crecimiento. Los posibles inversores se interesarán en tu empresa si saben que tiene posibilidades de crecer y si lo puede hacer rápido, mejor.
  • Ajusta los gastos. Demuestra que realmente apuestas por tu negocio. No es cuestión de ponerse un gran salario o de gastar grandes cantidades en desarrollos informáticos, por ejemplo, sino de cuidar los gastos y alcanzar las primeras metas para hacer que el negocio comience a avanzar.

Tienes que saber que una vez pasada la etapa de Capital Semilla, cada fase de inversión en una empresa tiene un objetivo diferente:

  • En la serie A el objetivo es aportar una cantidad que complete el capital semilla y empezar a generar beneficios, contratar equipo y crear una empresa que sea atractiva para los inversores.
  • En la serie B se busca el crecimiento de la empresa desarrollando los productos o servicios y aumentando los beneficios.
  • En la serie C se persigue un gran cambio, una meta muy alta. Esta fase se caracteriza porque el producto funciona a la perfección, se busca liquidez y se plantea la adquisición de otras empresas.

Puede que convencer a tus padres de que te presten dinero sea fácil, pero con quien no te conoce tendrás que partir de cero y crear una relación de confianza. Si además alguna de estas personas quiere ser tu socio, tendrás que firmar un pacto de socios para asegurar las relaciones futuras y la resolución de conflictos.


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+