Cómo convertir tu startup en una empresa. Los 10 principios de la dirección


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+
  • Has testado tu idea de negocio, has creado una startup y comienzas a tener tus primeros clientes. ¿Cómo puedes seguir para que tu empresa crezca?
  • Tú eres el primero que debes creerte que eres empresario, pero además también debes parecerlo y ejercer de una forma seria como tal. Empieza por establecer formas objetivas de medir y de medirte. Habla el lenguaje de los KPI desde el principio.
  • Existen principios de dirección que son sencillos de aplicar y que pueden conseguir una disciplina y un método para ti, tus cofounders y para todos los stakeholders de tu empresa.

Travis Kalanick, el founder y ex consejero delegado de Uber, renunció a su puesto de trabajo este año por sus desavenencias con el consejo de administración, ya que se habían producido problemas legales y conflictos con socios, directivos y trabajadores. ¿Qué error cometió? Realizar una gestión totalmente personalista de la empresa, no estaba dispuesto a delegar.

Cuando una startup empieza a crecer, el founder y los cofounders deben prepararse para que otras personas se unan a la empresa y aporten una nueva visión basada en los resultados.

Prepárate para crecer desde el principio, ¡haz de tu empresa una gran empresa sin considerar su tamaño!

10 principios de dirección para llevar tu empresa hacia el éxito

Una startup se transforma en una pyme cuando ha testado su modelo de negocio y ha sentado las bases para crecer con seguridad. En gran medida, esta responsabilidad recae en ti como founder de la sociedad. Para que el camino sea fácil de transitar puedes seguir estos principios:

1. Aprende a definir objetivos y sus KPI

¿Quieres aumentar tus clientes? Entonces tienes que empezar por definir bien ese objetivo para lograr resultados reales.

Un objetivo eficaz debe ser SMART, es decir:

  • Specific (específico)

    ¿Quieres aumentar tus clientes? Tienes que definir el cuánto de una forma razonada.

  • Measurable (medible)

    Tu objetivo se debe poder medir. Por ejemplo, si el aumento de clientes que quieres lograr es de 100 clientes, con esa cifra puedes medir el avance.

  • Attainable (alcanzable)

    El objetivo debe ser un reto y realista a la vez. No tiene sentido que quieras captar 1.000 clientes en un tiempo en que resulta imposible hacerlo.

  • Relevant (relevante)

    Tu objetivo debe aportar valor a tu empresa.

  • Time framed (acotado en el tiempo)

    ¿Cuándo tienes que alcanzar el objetivo? ¿En un año, en un mes? Establece una fecha concreta.

2. Analiza de forma permanente a tu competencia

Observar y hacer un análisis de competencia no es solo algo que tengas que hacer cuando creas tu startup, sino que deberás hacer siempre para no quedarte fuera del mercado.

Acércate a tu competencia, vigila en las redes sociales y en Internet. La clave es mantenerte siempre alerta.

3. La toma de decisiones debe ser compartida

Escucha siempre a tu equipo, permite que las personas hablen y se expresen, toma en cuenta sus opiniones y fomenta la participación en la toma de decisiones importantes.

Puedes organizar eventos de team building, reuniones periódicas, brainstorming… Existen multitud de opciones para que las personas que trabajan contigo sientan que forman parte de un proyecto con el que se identifican y en el que creen.

4. Descubre los KPI y responde a la pregunta: ¿cómo puedo medir mi empresa?

Los KPI son métricas para cuantificar los resultados de una acción en función de los objetivos que te marques, es decir, sirven para medir el éxito de tus acciones.

¿Cómo?

  1. Crea un objetivo medible, por ejemplo 100 ventas.
  2. Estas 100 ventas son el 100% de cumplimiento del KPI.
  3. Los KPI son indicadores de resultados, por lo tanto, se miden en porcentaje.
  4. Si vendes 80, habrás alcanzado el 80% de tu KPI.

Con los KPI controlarás todas las áreas de tu empresa y podrás comunicarle a los demás cofounders el estado de la situación de las diferentes áreas, aunque no estén especializados en ellas. Los porcentajes de cumplimiento son claros, universales y los mejores indicadores de resultados posibles.

5. Asúmelo: eres un líder no un jefe

Un líder no da órdenes, toma decisiones compartidas, no ejerce su poder, sino que se preocupa por las personas y por su bienestar, no compite, busca a otros líderes y fomenta el desarrollo de las mejores habilidades de otras personas, no se encierra en su despacho y se incomunica, habla con la gente con empatía y asertividad.

En definitiva, un líder sabe que la empresa no son números, son personas.

6. Aunque lo hayas escuchado mil veces: ¡delega!

A medida que tu empresa crezca no podrás hacer todo tu solo y llegará el momento de delegar. Steve Jobs, creador de Apple, decía que Apple era la startup más grande del mundo porque cada persona tenía su trabajo y asumía su responsabilidad.

Jobs era consciente de que era necesario tener confianza y contratar a personas en las que delegar para que tomaran decisiones y asumieran responsabilidades respecto a su trabajo.

No existe el crecimiento sin la delegación.

7. Adáptate a los cambios e innova

Conocer a tu mercado y hacer un análisis del sector son los pilares de cualquier empresa que empieza, pero ese mercado puede cambiar y tendrás que adaptar tu negocio al cambio si no quieres quedar fuera.

El proceso de adaptación pasa por la innovación. Innovar no quiere decir introducir una tecnología nueva, puedes innovar de muchas formas: cambiando la atención al cliente o la forma de prestar un servicio, por ejemplo.

8. Haz que tu negocio sea escalable

Una startup escalable es aquella que se puede internacionalizar y que puede hacer crecer sus beneficios sin reinvertir en infraestructuras al mismo nivel que aumentan los ingresos.

Un ejemplo: si escribes un ebook y lo vendes de forma digital en Internet, los costes y las plataformas son más o menos las mismas para vender 1 que 100 ebooks. Pero además, vender en países latinoamericanos es un sueño posible con este ebook si tu plataforma es multimoneda o puede convertirse en multimoneda con facilidad.

¿Tienes posibilidad de escribir el doble de ebooks cada mes? ¿Has localizado a 10 expertos más para hacerlo y tienen disponibilidad?

Este es un ejemplo de negocio escalable por la propia naturaliza del negocio, por tu previsión en la selección de plataforma de ecommerce y por tu capacidad de aumento de producción del producto.

9. La formación es la clave

Debido a los cambios del mercado en el que trabajas puede surgir la necesidad de nuevas habilidades, por lo que tendrás que estar siempre preparado para aprender y formarte en cualquier novedad que aparezca, es decir, nunca dejes de aprender. Haz cursos, acude a eventos de emprendedores, busca información en Internet, en definitiva, no pares de moverte y no dejes de ser curioso.

10. No dejes nunca de soñar

Tu motivación es la gasolina de tu empresa y de tu equipo. Aprende a conocerte y a contagiar tu energía positiva, recuerda lo que soñabas cuando eras niño y lucha por hacerlo realidad. Recuerda que trabajar duro por algo que amas se llama pasión.



Descarga todo el contenido


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+