El crecimiento: alegría y peligro de las startups. Trucos para crecer tranquilo


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+
  • Hay startups que no están preparadas para crecer y, aunque parezca increíble, mueren de éxito. No queremos que eso ocurra con tu empresa.
  • Descubre cómo crecer tranquilo y con seguridad para sobrevivir y evolucionar a buen ritmo.

Emprender siempre es un riesgo, pero tu idea de éxito no tiene por qué ser crear una empresa enorme y crecer de forma desmesurada. El secreto de un crecimiento más seguro es el plan de crecimiento adaptado a la estrategia para crecer que hayas elegido.

¿Es mejor un crecimiento rápido o lento de tu startup?

Es la pregunta del millón. Sin duda, no hay una sola respuesta y dependerá de lo que quieras hacer con tu startup y de cómo vivas el emprendimiento. Veamos las ventajas e inconvenientes de cada forma de crecimiento.

Ventajas e inconvenientes de crecer rápido:

Las ventajas de un crecimiento acelerado son las siguientes:

  • Podrás atraer inversión más fácilmente.
  • Tus ingresos crecerán rápido.
  • Será más sencillo escalar tu startup.

Los inconvenientes son los siguientes:

  • Se puede llegar a perder la cultura de empresa.
  • Puede que tu empresa no esté preparada.
  • Tendrás que hacer cambios drásticos y rápidos en aspectos tecnológicos, financieros y de recursos humanos.

Ventajas e inconvenientes de crecer lento:

Un crecimiento lento te aportará las siguientes ventajas y desventajas:

Ventajas:

  • Una startup que crece despacio es capaz de financiarse a sí misma.
  • El crecimiento lento y seguro aporta tranquilidad al emprendedor y a su equipo.
  • Existe un menor riesgo para los potenciales inversores.

Inconvenientes:

  • El retorno de la inversión realizada será más lento.
  • El interés de los inversores puede ser menor si buscan obtener beneficios rápidamente.
  • El capital que inviertan los inversores puede verse reducido debido a la posibilidad de obtener beneficios a largo plazo.

Aprende a diseñar tu plan de crecimiento

La planificación de la forma de crecer de tu startup te ayudará a no cometer errores y estar preparado para todo lo que pueda ocurrir. Estos son los pasos que puedes seguir para diseñar tu plan de crecimiento:

  • Establece tu objetivo de crecimiento. ¿Dónde quieres estar dentro de seis meses, un año o cinco años? ¿Quieres crear una gran empresa y venderla? ¿Quieres que tu startup se convierta en una empresa y vivir de tu pasión?
  • Elige tu forma de crecer. ¿Prefieres un crecimiento lento o apuestas por las técnicas de Growth Hacking para crecer rápido? La forma de crecer que elijas marcará el camino de tu startup.
  • Establece las acciones que vas a realizar. En función del tipo de crecimiento que elijas tendrás que realizar un determinado tipo de acciones e incluirlas en tu plan de crecimiento: búsqueda de inversores para crecer rápido o desarrollo de un plan para generar valor a largo plazo si quieres crecer lento, por ejemplo.
  • Ejecuta las acciones y analiza los resultados. Como en todo plan, llega el momento de realizar las acciones que hayas seleccionado para tu tipo de crecimiento y de analizar si los objetivos que logras son los que te has marcado.
  • Prepárate para los cambios de ritmo. Puede ocurrir que un cambio en el mercado, la aparición de un competidor inesperado o el surgimiento de una nueva oportunidad de negocio, cambien tu ritmo de crecimiento y lo frenen o lo aceleren. Tienes que tener previstas ambas opciones y lo que harás en cada caso. La previsión te permitirá sobrevivir y que tu negocio tenga una continuidad.

Si tu crecimiento no es el que esperas puedes recurrir a una aceleradora de empresas para que te ayuden a validar tu idea de negocio, te aporte asesoría a emprendedores, formación y posibles inversores.


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+