Qué es el Producto Mínimo Viable y cómo elaborarlo


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+
  • ¿Te gustaría saber si tu producto tiene interesados en comprarlo en el mercado? Descubre lo que es el Producto Mínimo Viable.
  • ¿Sabes cómo se hace una validación de un producto y cuándo está listo para el lanzamiento? La validación es necesaria para saber si tu negocio tendrá éxito. Aprende a hacerla en este vídeo.


Dentro de la metodología Lean Startup uno de los elementos esenciales es el Producto Mínimo Viable (MVP por sus siglas en inglés). La idea central es no invertir mucho tiempo y dinero en tu producto sin haber probado antes su viabilidad en el mercado.

El Producto Mínimo Viable es, por lo tanto, un prototipo de tu producto que tiene las funcionalidades mínimas para poder presentarlo a tus clientes y verificar si les interesa. El autor del método Lean Startup, Eric Ries, lo define como una versión parcial de un producto, orientada a descubrir rápidamente qué pide el cliente.

“Lo que intentamos es reducir la incertidumbre y descubrir qué producto quiere nuestro cliente exactamente” Ismael Teijón, Demium.

 

Los beneficios del Producto Mínimo Viable

Si eres un emprendedor novato es probable que no tengas muchos recursos para tu negocio, por lo que es importante que verifiques tu idea de negocio cuanto antes. La creación de un Producto Mínimo Viable te va a ayudar a:

  • Lanzar al mercado un producto o servicio que sea realmente necesario.
  • Crear algo por lo que haya gente que quiera pagar.
  • Invertir tu tiempo y dinero en algo que sabes que seguramente funcionará.
  • Aprender de los errores y ver los aciertos.

“En uno o dos meses puedes estar en el mercado y ver si tus clientes muestran interés en tu producto” Ismael Teijón, Demium.

 

Cómo crear un Producto Mínimo Viable

Tu objetivo debe ser buscar el encaje producto-solución, es decir, si tu producto soluciona un problema real de tus clientes potenciales. Para la creación del Producto Mínimo Viable tendrás que seguir los siguientes pasos:

  • Conoce a fondo a tu cliente. Para crear tu Producto Mínimo Viable es esencial que entiendas las necesidades de tu cliente, las explícitas y también las latentes. Por lo tanto, no debes pararte en lo que tu cliente dice, tendrás que conocer lo que quiere. Para conocerles es importante que realices dos acciones:

    • Verificar si efectivamente tienes clientes interesados. Una de los medios que se puede utilizar para cotejar este aspecto es Google Trends, una herramienta gratuita de Google que aporta información sobre el volumen de búsqueda de determinadas palabras asociadas a un producto o servicio.
    • Hacer preguntas a tus clientes potenciales, a través de encuestas online y offline, como las siguientes: ¿qué le gusta?, ¿qué estudios tiene?, ¿qué sexo y edad tiene?, ¿qué necesita?, ¿cómo es su entorno?
  • Analiza a tus competidores. Tendrás que ver qué productos tienen y utilizarlos, a qué precios los venden, cómo actúan en las redes sociales, cuáles son las opiniones sobre ellos de sus clientes.
  • Elabora el Producto Mínimo Viable. Con los datos que has obtenido desarrolla tu Producto Mínimo Viable teniendo en cuenta que no tendrá las funciones de la versión final, sino las mínimas para poder ser probado por tus clientes potenciales. Para la elaboración, puedes elegir alguna de las siguientes formas:
    • Test de humo. Puedes utilizar las redes sociales, realizar un envío de correo electrónico (email marketing) o una campaña de publicidad de Google Ads o de Facebook Ads para que tus clientes visiten una landing page de tu producto o servicio. La landing page debe crear expectación, informar que el producto está en desarrollo e invitar a los usuarios a dejar su nombre y correo electrónico para saber más.
    • Maqueta (mockup). Se utiliza cuando tu producto es demasiado caro de desarrollar por completo, por ejemplo, un vehículo o un edificio. La maqueta debe tener las funciones básicas del producto final. Se puede lanzar a través de una presentación física a la que acudan posibles interesados en la sede de tu empresa, en un coworking o en un centro de emprendedores.
    • Video. Consiste en la elaboración de un video en el que se explican las funciones del producto o servicio. También se utiliza cuando el desarrollo es caro. El lanzamiento del video se puede realizar a través de las redes sociales compartiendo el contenido y, a la vez, realizando campañas de publicidad en Facebook y Twitter, por ejemplo. De esta manera podrás atraer a los early adopters para que prueben tu producto o servicio.
    • Entrevistas a clientes. Puedes escribir en un listado todas las necesidades que piensas que tu producto o servicio satisface y preguntarles a tus potenciales clientes qué opinan en entrevistas físicas o a través de correo electrónico utilizando herramientas como MailChimp para analizar los resultados.
    • Test A/B. Se trata de plantear dos hipótesis entre las que tus clientes deberán elegir. A una parte les mostrarás la versión “A” y al resto la versión “B” y con herramientas como Google Analytics podrás analizar los resultados obtenidos para ver cuál es la hipótesis preferida y por qué.
    • Crowdfunding. Las plataformas de crowdfunding, además de ser plataformas para buscar financiación, sirven también para saber si tu producto o servicio es viable en el mercado y puede tener interesados. Tendrás que plantear tu campaña a la plataforma, la subirán si cumple sus requisitos y, en función de los resultados que obtengas en un determinado plazo (captación de fondos para el proyecto), sabrás si existen suficientes personas interesadas.

“En menos de un mes estaban vendidas todas las plazas y nos dio la primera temática que iba a ser muy fuerte en la empresa” Javi Arias, Friki trip.

 

No obstante, recuerda que cualquier pequeño cambio puede influir y tendrás que testar continuamente tu producto para que se adapte a lo que tus clientes necesitan y buscan. Tu mantra será siempre: crear, testar, aprender y decidir.

En el caso en que necesites ayuda para crear tu Producto Mínimo Viable y validar tu idea de negocio, puedes acudir a una incubadora de empresas. Te asesorarán para saber si tu negocio puede seguir adelante o tienes que cambiar algo y te apoyarán en la búsqueda de financiación.

En el siguiente post vamos a analizar las claves del lanzamiento del Producto Mínimo Viable y cuál es el momento oportuno para ese lanzamiento.


Infografía: las claves del lanzamiento del Producto Mínimo Variable


Descargar todo el contenido en PDF


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+