Claves para elegir la mejor plataforma para mi negocio


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Introducción

¿Estás poniendo en marcha una startup y te desborda la tecnología? Emprender no es un camino de rosas, pero te queremos ayudar a encontrar soluciones tecnológicas sencillas, rápidas y con costes reducidos para que puedas poner a funcionar tu negocio cuanto antes.

Este artículo está destinado a emprendedores con pocos conocimientos técnicos y que quieran aprender a crear y alojar una web de forma sencilla. En concreto, aprenderás:

  • Qué diferencias hay entre las distintas plataformas que existen en el mercado para tu negocio.
  • Cómo elegir la plataforma adecuada para tu empresa.
  • Qué pasos hay que seguir para crear un negocio online.

Vas a descubrir que es fácil optimizar el tiempo y dedicarte a tu empresa sin invertir mucho tiempo en la tecnología que vas a tener que utilizar.

El 75% de los negocios españoles tiene una página web. Más del 30% de las micropymes tienen web propia. Pero la digitalización va mucho más allá. Las nuevas tecnologías como el Cloud están cambiando el panorama empresarial.

Fuente: Indicadores destacados de la Sociedad de la Información, ONTSI, diciembre 2017

1. Pasos para crear una web corporativa en Internet

Una de las primeras cosas que tendrás que hacer si quieres emprender con un negocio en Internet es crear una página web. Será el escaparate de tu empresa. Por eso es importante que tenga un diseño atractivo y, también, que sea fácil de usar.

Para crear una web y comenzar con tu negocio online puedes seguir los siguientes pasos:

  • Compra el nombre de dominio. En Arsys puedes comprobar si el dominio que quieres utilizar está disponible. Lo recomendable es reservar varias extensiones para proteger tu marca (.es, .com, .org). Para elegir el mejor dominio para tu empresa puedes utilizar:
    • El nombre de tu marca – www.apple.com
    • Una frase corta o concepto de tu marca – www.tabletmaniac.com
    • Tu nombre como marca personal – www.danielperez.com
    • Una palabra clave de tu negocio – www.tuarquitecto.es
    • La mezcla de palabra clave y marca – www.arquitectosabc.com
    • Si el nombre que quieres está ocupado con las principales extensiones (.com, .es, .org…) prueba con los nuevos dominios: .blog, .tienda, .barcelona…
  • Analiza cómo quieres que sea tu web. ¿Tu web es una tienda online o no? ¿Qué funcionalidades necesitas? ¿Vas a tener un contenido fijo o piensas actualizarlo con frecuencia? ¿Necesitas tener contenido dinámico de acceso restringido? ¿Estás pensando en incorporar también un blog? En función de las respuestas que des irás perfilando tus necesidades y la solución que mejor se adapte a ellas.
  • Considera si tienes conocimientos para desarrollar la web. Puedes optar por un DIY (“Do it yourself” o hazlo tú mismo). En este caso puedes elegir un CMS como WordPress o un Webmaker. La otra opción es que cuentes con un desarrollador o agencia que te ayude.
  • Contrata un proveedor de hosting. La página web de tu empresa debe estar alojada en un hosting, VPS, dedicado o cloud. Para ello tendrás que elegir a un proveedor (tal y como hemos visto anteriormente). Lo recomendable es contratar el dominio en el mismo lugar que el hosting para centralizar todo en una misma empresa.

2. Tipos de plataformas: hosting, VPS, cloud y servidores dedicados

Para elegir la mejor plataforma para tu web debes tener claro cuántos tipos existen. El tamaño de tu empresa y la actividad que vayas a realizar influirán en el tipo de plataforma que necesites. No es lo mismo un ecommerce, un marketplace, que una empresa que se dedica a vender servicios de consultoría.

La decisión que tomes tendrá efectos sobre tu proyecto, por lo que es importante que descubras las plataformas que puedes elegir y qué características tienen. Los tipos de plataformas que podrás encontrar en el mercado son las siguientes:

  • Gratuitas. Pueden tener algunas limitaciones como las siguientes:
    • No incluyen un dominio ni cuentas de correo.
    • Poca memoria y espacio en disco.
    • Posibilidad de tener garantías ante caídas de servicio.
    • Dominio asignado a un subdominio del proveedor.
    • Falta de soporte técnico.
    • Ausencia de copias de seguridad.
    • Baja velocidad.
    • Incluir publicidad de terceros en tu web.
  • Hosting compartido. Es la opción adecuada para emprendedores que tienen por objetivo tener presencia en Internet. Incluye dominio, cuentas de correo y web. Los recursos son compartidos con otros clientes (RAM y CPU). No tiene requisitos especiales de configuración puesto que es una plataforma que administra el proveedor.
  • VPS o servidores privados virtuales. Se suele utilizar en casos que necesiten una puesta en marcha en una etapa preliminar de desarrollo, para probar entornos y para un uso temporal. Serás tú quien configure las actualizaciones. Se puede crecer a VPS con más características o a cloud.
  • Servidores Dedicados. Es un tipo de servidor adecuado para personas con altos conocimientos técnicos y proyectos de gran volumen. Tendrás un servidor y unos recursos con disponibilidad exclusiva para ti. Tú serás quien gestione la configuración y las actualizaciones. El rendimiento es muy alto, pero no es escalable.
  • Cloud. Destaca por la flexibilidad, escalabilidad, fiabilidad y rapidez. Este tipo de plataformas se utilizan para proyectos con necesidades cambiantes pudiendo crecer y decrecer a medida de las necesidades del proyecto y con costes variables (por ejemplo, la venta de móviles durante las Navidades). El cliente se encarga del mantenimiento y de las actualizaciones. Tiene un rendimiento alto y es escalable en función de lo que necesites.

DESTACADO: El 21% de las compañías de la Unión Europea utilizaron el cloud computing en 2016, mientras que en España solo lo hicieron el 18%.

FUENTE: Eurostat

Tabla comparativa de los tipos de hosting:

 

Hosting

VPS

Cloud

Dedicado

Target clientes

Para emprendedores que buscan tener presencia en Internet:
– todo incluido: dominio, correo y web.
– recursos compartidos con otros clientes (RAM y CPU).
– sin requisitos especiales de configuración (sistema operativo, librerías…) ya que es una plataforma administrada por el proveedor.

Proyectos que requieran:
– una puesta en marcha en una etapa preliminar de desarrollo.
– para probar entornos.
– a menudo, para un uso temporal.

Proyectos con:

– necesidades cambiantes.
– costes variables para manejar tráfico pico (ej.: venta de móviles en Navidad).

Empresas que necesitan:
– recursos dedicados en exclusiva.
– disponibilidad absoluta.

Gestión

– El cliente gestiona su web.
– No necesita administrar la máquina donde está alojada su web porque lo hace el proveedor.

– El cliente gestiona la configuración y las actualizaciones del software.
– El cliente es responsable de todo lo que instale.

– El cliente puede crear máquinas virtuales.
– También es el encargado del mantenimiento y de la gestión de las actualizaciones.

– El cliente gestiona la configuración y las actualizaciones del software.
– El cliente es responsable de todo lo que instale.

Hardware

– El cliente puede elegir el espacio que necesita para su proyecto. Lo que no puede elegir es la RAM o la CPU porque es compartida con otros clientes.
– Escalable: se puede cambiar de plan en cualquier momento.

– “Compartido” con otras empresas.
– Menos rendimiento que un dedicado.
– Se puede escalar a VPS superior o incluso a cloud.

– Dedicado.
– Alto rendimiento.
– Escalable según las necesidades del cliente. Capacidad de aumentar o disminuir el rendimiento (Core, Ram, SSD) según sea necesario.

– Servidor dedicado exclusivamente al cliente.
– Alto rendimiento.
– No escalable.

Precios

– Periodo mínimo de contratación.
– Costes fijos y económicos: siempre sabes lo que vas a pagar cada mes.

– Pago fijo mensual.

– Siempre sabes lo que vas a pagar cada mes.

– Pagas por lo que usas.
– Recursos dedicados pero solo pagas por lo que utilizas.

-Puedes estimar costes futuros

– Periodo mínimo contratación.
– Precio elevado debido a los recursos dedicados.

– Siempre sabes lo que vas a pagar cada mes.

El 87% de las empresas emplea sistemas internos de seguridad. Los más usados son la autentificación mediante contraseña segura (94,2%) y el backup de datos externos (62,3%).

FUENTE: Encuesta sobre el uso de TIC y comercio electrónico en las empresas – INE 2017

3. Qué tener en cuenta al contratar la plataforma para tu negocio

Si has empezado a buscar un proveedor tecnológico para tu plataforma de negocio habrás visto que en el mercado existen multitud de opciones con diferentes características y planes.

La decisión que tomes es importante puesto que de ella dependerá que tu web sea estable, segura y no haya problemas en el futuro.

Para elegir el mejor hosting para tu web debes tener en cuenta:

  • Los conocimientos de administración que tengas, ya que según la plataforma que elijas necesitarás tener más o menos habilidades para gestionarla. Por ejemplo, si no tienes conocimientos técnicos o de diseño y quieres crear tu propia página web corporativa existen soluciones, como Webmaker de Arsys que te permitirán hacerlo fácilmente. En este caso no tendrías ni que elegir plataforma porque el servicio tiene incluido un hosting compartido. En cambio, si el proyecto que quieres configurar es más complejo, seguramente necesites una plataforma tecnológica con más recursos y posibilidades como un hosting, VPS, un servidor dedicado o un cloud .
  • La localización del data center. Para cumplir con la legislación vigente en España relativa a la protección de datos (en cumplimiento de la Ley de Protección de Datos Personales) es importante que el data center en el que esté alojado tu proyecto esté en España. Del mismo modo, es recomendable que puedas elegir otras ubicaciones si tu proyecto va a ser internacional. En el caso de Arsys se encuentra en España. En el supuesto de que tu proyecto tenga carácter internacional existe la posibilidad de elegir otro data center diferente. Arsys, por ejemplo, también cuenta con otros data centers en Europa y en Estados Unidos.
  • El panel de control. Es el lugar desde el que podrás crear cuentas de correo, cambiar contraseñas, administrar bases de datos, crear subdominios o ver estadísticas. Si no tienes muchos conocimientos técnicos necesitarás un panel de control sencillo.
  • El sistema operativo. Los más habituales suelen ser Linux y Windows. Para decidir cuál te conviene más, lo primero que debes preguntarte es lo que vas a usar para tu web. Si vas a desarrollar tu web con PHP y MySQL, lo deberías hacer con Linux. En cambio si vas a usar Net y SQL, necesitarás Windows.
  • La capacidad de almacenamiento y el tráfico web. Las visitas que tenga tu web influirán en el espacio que necesites. Además, en el espacio de tu web influyen otros factores como: el gestor de contenidos, los plugins, las bases de datos, audios, videos o imágenes.
  • El servicio técnico. Ten en cuenta que Internet nunca duerme y que si tienes un problema necesitarás que la empresa que te presta el servicio esté disponible las 24 horas del día, todos los días. Además, deberás tener en cuenta los canales que puedes utilizar para hablar con el servicio técnico: chat, teléfono o correo electrónico.
  • Los dominios y subdominios permitidos. Analiza los dominios y subdominios que vas a poder alojar en la plataforma que contrates.
  • Las cuentas de correo electrónico. Considera las cuentas de correo electrónico que vas a necesitar inicialmente y la posibilidad que ofrezca el proveedor para ampliar el plan (tanto en número de cuentas de correo, como en el espacio que ofrecen para cada una). Además, deberás tener en cuenta si se trata de un correo estándar o de otro tipo, como planes que también incluyan los servicios de Microsoft Office.
  • El tiempo que tu web está en línea. En algunos casos se tendrán que hacer labores de mantenimiento que interrumpirán el servicio, por lo que controla que sean tiempos reducidos y que la disponibilidad de la web sea alta.
  • La seguridad. La plataforma tecnológica que elijas debe tener medidas de seguridad contra malware o ataques que afecten a la estabilidad. En este sentido también es importante saber si se incluyen SSL y tener en cuenta que la seguridad tiene dos vertientes, la que afecta a los servidores y la que puedes ofrecer tú a tus clientes. Otro aspecto importante de la seguridad está relacionado con el data center donde se aloje tu proyecto. Es importante que, como el Data Center de Arsys, éste cuente con los últimos avances tecnológicos en seguridad física y lógica, climatización y suministro eléctrico para garantizar la máxima disponibilidad de tus servicios.
  • Las copias de seguridad. Ten en cuenta la frecuencia con la que se hacen. Son esenciales para el caso de que algún imprevisto suceda. En el caso de los servidores lo recomendable es hacer una copia diaria.
  • Periodo de prueba. Si no tienes muy claro qué servicio elegir, existen algunos proveedores que permiten un periodo de prueba. Por ejemplo, en Arsys te ofrecen una garantía de devolución de 30 días para que puedas probar el servicio y darlo de baja si no cumple con tus expectativas.

Como has podido ver, es importante tener en consideración muchos aspectos para elegir la mejor opción para tu empresa y elegir la plataforma que mejor se adapte a las necesidades de tu negocio en cada momento.

Datos de Eurostat demuestran que un 51% de los españoles dejó de realizar en el último año algún tipo de actividad en Internet como comprar productos, encargar servicios o realizar descargas por miedo a la falta de seguridad de las páginas web.

FUENTE: Eurostat – Informe Bankia Índicex 2016

4. Conclusiones

Crear una startup es un camino que requiere mucho esfuerzo y uno de los elementos al que, probablemente, más atención tendrás que prestar es a tu web.

Ten en cuenta que para impulsar a tu negocio, tu web deberá reunir dos elementos esenciales: la seguridad y la estabilidad. Conseguir esos dos elementos requiere una buena elección de plataforma ya que la decisión que tomes puede influir en el éxito o fracaso de tu negocio.




Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+