¿Y qué fue antes facturación o inversión?


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+
  • ¿Cuál es el objetivo de tu startup? ¿Montar un negocio, ser tu propio jefe y ganar dinero para gastarlo en lo que te gusta?
  • Si es así, tendrás una duda existencial: ¿necesito facturar para lograr inversión o es al contrario? Nosotros pensamos que no. Te dejamos un vídeo con los testimonios de nuestros emprendedores y te explicamos por qué.

Actualmente parece que el camino de una startup es tener una idea de negocio, validarla, facturar, crecer, captar a inversores y vender la empresa. Sin embargo, ese camino no es el que siguen la mayoría de los emprendedores puesto que la realidad es muy distinta.

En muchos casos surge la duda de si es necesario siempre tener ingresos para conseguir inversores. Existen varias formas de ir más rápido sin necesidad de facturar.

“No hay mejor socio que un cliente, pero los inversores son necesarios para estos primeros momentos de vida” David Bernabeu, Citibox.

 

¿Cómo sigo adelante sin facturación?

La clave está en cómo te plantees la estrategia del proyecto y los medios con los que cuentes. Para seguir adelante con tu empresa y lograr inversión sin haber generado ingresos puedes considerar alguno de los siguientes medios:

1.- La ayuda al emprendedor

Puedes solicitar ayudas a tu comunidad autónoma en forma de subvenciones a emprendedores o financiación a empresas como la que aporta ENISA. Las ayudas para autónomos no solo existen en forma de dinero, sino que también podrás acceder a formación y a bonificaciones en la cuota de autónomos.

2.- Las aceleradoras de empresas

Son entidades dedicadas a dar un impulso a startups en estado de semilla mediante formación intensiva, asesoramiento, mentoring y búsqueda de inversores para la financiación del proyecto. Permiten crear de forma más segura un negocio y sin necesidad de haber facturado.

3.- Crowdfunding o micromecenazgo

Las plataformas de crowdfunding han sido un nuevo método de financiación alternativo para aquellas empresas que no lograban obtener financiación de los bancos. Un ejemplo de plataforma de crowdfunding en de habla hispana es Sociosinversores.

Generalmente funcionan de la siguiente forma: se selecciona el proyecto en función de los criterios de cada plataforma, se publica durante un tiempo determinado, se difunde para obtener varios pequeños mecenas y si se obtiene el importe fijado, se sigue adelante con el proyecto a cambio de una recompensa para los mecenas.

4.- Apuesta por acciones de marketing low cost

El marketing es una herramienta muy útil para lograr visibilidad y clientes para tu empresa. Además, el marketing online te permite realizar acciones low cost que pueden llegar a tener un gran impacto. Para ello puedes utilizar el email marketing, el marketing de contenidos o el poder viralizador de las redes sociales.

“La principal fuente de financiación de cualquier empresa deben ser los clientes”, Jorge Dobón, Demium.

 

¿Es mejor que inviertas tus ahorros o que busques inversores externos?

Cada startup pasa por momentos diferentes y en cada uno necesitará una inyección de dinero. Primeramente, el capital inicial de la startup o capital semilla está formado por las llamadas “3 efes”: family (familia), friends (amigos) & fools (locos).

Con el paso del tiempo puede que necesites inversores que quieran inyectar capital en tu negocio. En ese caso tendrás que recurrir a:

  • Rondas de inversión. Se trata de visitar a varios inversores, presentarles tu proyecto, determinar el dinero que necesitas y negociar su entrada en el capital social. Esta entrada, probablemente, se produzca a cambio de una cierta pérdida de control de la empresa por tu parte.
  • Business angel. Un business angel es una persona que tiene unos determinados conocimientos de un sector, contactos y capital; y los aporta a tu startup.
  • Bancos. Es el sistema tradicional de financiación de proyectos y supone la solicitud de un préstamo que conlleva intereses que tendrás que pagar mensualmente. Aunque el grifo de la financiación bancaria se cerró durante la crisis económica de los últimos años, ya se está abriendo (aunque sigue resultando complicado encontrar crédito).

Obtener capital para tu empresa no pasa necesariamente por captar clientes y obtener ingresos. Como te hemos mostrado, hay otras formas de impulsar tu proyecto y hacer que camine con paso seguro.


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+