¿Lanzando una empresa? Cómo testar y corregir, testar y corregir, testar y…


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+
  • Vas a lanzar ya tu empresa, ¿has testado tu idea de negocio? Puede que tengas que cambiar algo.
  • Debes conocer el mantra de todo emprendedor. Te lo vamos a recordar para que no lo olvides.

Es importante que tengas siempre presente que no debes esforzarte mucho en el desarrollo de tu producto o servicio sin antes haberlo testado. Además, cualquier cambio que realices en tu producto o servicio, o cualquier nuevo producto o servicio que lances al mercado deberá seguir el mismo camino: crear, testar y corregir.

¿Qué debes crear para poder testar?

La respuesta es muy sencilla: un Producto Mínimo Viable. Eric Ries, creador de la metodología Lean Startup, lo define como una versión parcial de un producto que se orienta a descubrir de forma rápida qué pide el cliente.

¿Cómo testar tu producto para corregir?

Para saber si tus potenciales clientes tienen interés en tu producto o servicio y están dispuestos a pagar por él, tendrás que realizar un análisis y puedes utilizar los siguientes métodos:

  • Elabora una landing page. La página tendrá que incluir las principales características de tu producto o servicio. A continuación, tendrás que hacer una llamada a amigos, conocidos o seguidores en redes sociales para que dejen su correo electrónico y nombre, prueben el producto y den su opinión. Si transcurrido un tiempo determinado muchas personas visitan tu página, pero nadie deja sus datos llega el momento de corregir lo que no funciona. Puede que el problema esté en la landing page o en el propio producto, así que haz cambios para averiguar dónde está el problema.
  • Haz encuestas a tus potenciales clientes. Elabora un cuestionario sencillo de un máximo de 6 preguntas, envíaselo a tus potenciales clientes o publícalo en las redes sociales. Las respuestas te darán una idea de si tu producto puede o no funcionar.
  • Elige los KPI que vas a utilizar para medir. Cada acción que realices debe ser analizada para medir los resultados y para ello tendrás que elegir una métrica. Por ejemplo: número de personas que visitan tu página, número de conversiones o ventas en un determinado periodo, entre otras.
  • Lanza tu producto en un pequeño entorno. Por ejemplo, si vendes ropa puedes abrir una tienda pop up para comprobar cómo responden los clientes y hacer un estudio de mercado.

Por si no has memorizado aún tu mantra, te lo repetimos: testar y corregir. Así conseguirás reducir el riesgo de lanzar un producto nuevo.


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+