Cómo hacer el roadmap de tu producto


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+
  • ¿Sabes lo que es el roadmap de producto y cómo utilizarlo? Te contamos en qué consiste y cómo hacerlo.
  • Optimiza el tiempo y haz participar a tu equipo en el roadmap para lograr los mejores resultados.

Emprender es como hacer un viaje y seguro que, aunque tengas mucha experiencia conduciendo, cuando viajas utilizas un GPS que te guía. El roadmap de tu producto es precisamente eso: un mapa que te permite ver las fases de creación del producto y las etapas que atraviesa desde que creas tu idea, hasta que sale al mercado.

Claves para crear el roadmap de tu producto

El roadmap puede ser detallado o simplificado, a corto plazo o a largo plazo, pero, en cualquier caso, te ayudará a ver:

  • las ideas iniciales y sus posibilidades de desarrollo,
  • cómo desarrollar tu producto,
  • quién va a intervenir en cada fase del desarrollo,
  • qué pruebas se van a realizar,
  • cuál va a ser el Producto Mínimo Viable (MVP),
  • y cuál es el objetivo final.

Las claves básicas para crear el roadmap de un producto son las siguientes:

1.- Ten muy definido tu objetivo: la necesidad

Cuando viajas siempre tienes un destino. Con tu empresa es igual. ¿Quieres conseguir una velocidad mayor para una web? ¿Mejorar la conversión de las páginas de ecommerce? ¿O quizás lanzar un nuevo tipo de marketplace? Tu objetivo debe estar muy definido y tener un plazo de tiempo para realizarse.

Una vez que tengas identificada la necesidad que estás intentando cubrir, deberás tener en cuenta:

  • el potencial de mercado que existe,
  • y las soluciones que ya existen (o no) en el mercado.

Sé valiente: si no existe una solución, quizás estés ante una oportunidad aún mayor.

2.- Representación, hitos y milestones

Considera que en la ejecución del roadmap normalmente participan varias personas, por lo que tendrá que ser fácil de entender y muy sencillo de utilizar. Para ello su representación gráfica debe ser altamente visual y participativa.

Muchas veces se representa en espacios en donde el equipo va pegando algo tan sencillo como post-its de colores para cada idea.

Es importante considerar fases e hitos en todo el plan.

3.- Lanza una lluvia de ideas y selecciona

El brainstorming, la lluvia de ideas, es siempre una base de arranque en donde empezar a definir las distintas posibles soluciones y funcionalidades que vamos a plantear. De este proceso, debe salir una solución, una fórmula o una vía de desarrollo; debe salir un MVP (Producto Mínimo Viable).

4.- Dibuja las funcionalidades con su plazo de desarrollo

El roadmap de tu producto requiere que dividas el proceso en fases, para saber qué meta se debe conseguir en cada fase y qué personas estarán involucradas.

5.- Lo esencial: la elasticidad

A medida que tu producto evolucione tendrás que hacer revisiones del roadmap y optimizar el proceso. Es una herramienta que se debe adaptar a los cambios y ser flexible.

Crea tu propio roadmap

Estés solo en el emprendimiento o en equipo, la disciplina de proponerte crear un roadmap es un ejercicio extremadamente sano y te obligará a trabajar con la consciencia clara de la consecución de metas por fases.

No es obligatorio utilizar herramientas o software especializado, aunque existe incluso en versiones gratuitas. Podrías empezar por formatos visuales y sencillos de representación, on u off line; porque lo más importante es que todo el equipo participe, asuma las metas como propias y se comprometa firmemente a cumplirlas.

Al final es una metodología de trabajo que crea orden y un equipo unido. Interesante.



Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+