La fluctuación permanente de Google Everflux

¿Cuándo dejará Google de realizar actualizaciones en sus resultados de búsqueda? La verdad es que nunca, ya que la propia web está experimentando constantes cambios.  Pero de eso es de lo que trata SEO, de un continuo cambio. Os queremos hablar a continuación de Google Everflux, un fenómeno que afecta casi diariamente al posicionamiento de las páginas entre sus resultados de búsqueda. 

De todos los productos de Google existentes en la actualidad, el original, aquel por el que comenzó todo, es el archiconocido y utilizado buscador. La clave de su éxito ha sido entregar a los usuarios los resultados de búsqueda más relevantes en todo momento. Para conseguirlo, Google usa una tecnología de posicionamiento de los resultados, con respecto a las búsquedas de sus usuarios, a la que conocemos coloquialmente como algoritmo de Google. Al igual que con las versiones del software, a lo largo de los años, Google ha realizado diversas actualizaciones de su algoritmo para perfeccionarlo cada vez más, con el fin de aumentar progresivamente la relevancia de sus resultados, a la par que intentar limitar el impacto provocado por terceras personas y el uso de técnicas para su manipulación.

La actualización de los algoritmos de Google ya no es una novedad, de modo que estamos acostumbrados a encontrar en la literatura SEO cada vez más información sobre ellos, así como consejos para prevenirnos acerca de las penalizaciones y de sacarles provecho a los nuevos criterios de posicionamiento.

Sin embargo, a pesar de la opinión general, Everflux no es, exactamente, un cambio de algoritmo en sí mismo. Se trata de un nuevo término que hace referencia al constante cambio de la posición de los sitios web, pero es debido a aspectos diferentes, que vamos a resumir a continuación.

Cambios en los algoritmos

Hasta ahora, Google nos tenía acostumbrados a la aparición de algoritmos con una cierta periodicidad. Ante tal cambio, se buscaba ponderar nuevos criterios o penalizar algunos comportamientos de editores de sitios web o personal dedicado al SEO. Estos algoritmos aparecían en un momento dado y provocaban un tsunami de temporal en el posicionamiento de las web, aumentando o reduciendo la relevancia de sitios. Sin embargo, luego llegaba la calma, por lo menos hasta la publicación de un nuevo algoritmo o una nueva actualización al cabo de meses.

Los algoritmos podían cambiar en cualquier momento, pero poco a poco, nos habíamos acostumbrado a percibir una mayor estabilidad en sus resultados de búsqueda. Esto era debido a que, a medida que se iba perfeccionando el algoritmo, era menos necesaria una actualización severa que modificase el posicionamiento de los sitios de una manera tan relevante.

Cambios en el índice

Sin embargo, además del cambio en el algoritmo, también se produce un cambio constante en el índice de Google, la masa de sitios que maneja el buscador. Ante cambios en el índice de Google, la nueva información tiene que viajar entre diversos centros de datos y ese cambio podía llevarse a cabo en varios días, durante los cuales el posicionamiento de los sitios podría cambiar. A ese fenómeno se le denominó Google Dance y ocurría aproximadamente una vez al mes.

De este modo, Google ha optado por un sistema de actualización del índice de manera incremental. Esta actualización es mucho más rápida y frecuente, pudiendo producirse en el espacio de un día o de unas horas.

En vez de un cambio de todo el índice de sitios de manera monolítica, ahora Google hace pequeños cambios en el índice día tras día. A este comportamiento es al que se ha llamado Everflux, una palabra que vendría a traducirse por «fluctuación permanente», un nombre bastante ilustrativo de la realidad.