Cómo medir el éxito de tu página web y eCommerce

Los Indicadores clave de rendimiento (Key performance indicators o KPI)  son métricas que nos permiten monitorizar el éxito de las funciones clave de nuestro negocio y su progresos. Por ejemplo, si un usuario sale de la página antes de completar la compra, controlando la evolución del KPI sabremos si ha sido algo circunstancial o si es es necesario tomar medidas. En este artículo, repasamos los principales KPI que podemos utilizar en un negocio online.

No existe un valor estándar para un KPI y cada negocio es diferente, por lo que debemos desarrollar nuestras propias metas y mejoras, y configurarlos según las necesidades que consideremos. Tampoco podemos olvidar que la monitorización es esencial, pues nos proporcionará una instantánea del comportamiento y podremos identificar las tendencias estacionales y las soluciones a posibles problemas.

Algunos ejemplos de KPI para Internet

A continuación, os mostramos algunos KPI más utilizados y que permiten controlar diferentes métricas de la presencia en Internet, ya sea una página corporativa o de comercio electrónico. Todo ello, por supuesto, más allá de la cuenta de resultados, el primer indicador para cualquier negocio, ya sea online o físico.

Tráfico

Controlar el tráfico de las visitas, usuarios únicos, abandonos de la página, palabras clave o el tiempo que han estado en cada una de las páginas que componen tu web es fácil con Google Analytics, una herramienta que permite analizar todo eso y mucho más para articular las estrategias que aplicaremos en cualquier sitio web. En este indicador, uno de los puntos más interesantes es analizar el camino de contratación  para averiguar en qué paso perdemos clientes, ya que puede haber problemas  en un formulario o forma de pago.

Tasa de conversión y tasa de abandono

Aunque sean indicadores distintos,  podemos relacionarlos muy fácilmente ya que no podemos olvidar que el proceso de contratación se registra una tasa media de abandono del 70%.La tasa de conversión es un indicador importante y consiste en dividir el total de las visitas que tenemos en nuestra web y el número de ventas realizadas en un periodo, para a continuación multiplicarlo por 100 y sacar el porcentaje (Ventas/Visitas x 100). Respecto a la tasa de abandono del carrito, con el mismo Google Analytics podemos controlar este indicador, tan solo debemos configurar dos objetivos: el de la visita de entrada al carrito y la confirmación de éxito de la compra.

Productos más vendidos

Analizando los productos más vendidos obtenemos indicadores hacia dónde orientar nuestra estrategia, tanto para potenciar los más rentables, como para añadir nuevos grupos o desechar otros.

Valor medio del pedido

Esta métrica indica la suma de las ventas dividida entre el número de pedidos recibidos. Muy interesante porque serás capaz de medir las estrategias que funcionan mejor para incrementar el pedido medio de tus clientes.

Numero y tipo de productos

También conviene invertir algo de tiempo analizando el número y tipo de productos que los clientes incluyen en sus pedidos, ya que este análisis  nos servirá especialmente para poner en marcha las tácticas de venta cruzada más eficientes para nuestros clientes.

Recurrencia de compra

Si sabemos con qué frecuencia y en qué momentos del año (Navidad, septiembre, época de rebajas…), los clientes acuden a nuestra página web podremos lanzar ofertas en los momentos más interesantes para nuestro negocio. Lógicamente, también es un indicador que depende mucho de los bienes que vendamos online, ya que no todos los productos o servicios  requieren una compra recurrente. Y en este último caso, es interesante tener en cuenta el porcentaje de renovación y en qué momento se produce.  También conviene vigilar las festividades en nuestros principales mercados, ya que pueden afectar a la evolución de las ventas, como sucede en cualquier comercio.

Fuentes de referencia

La procedencia de los clientes es un dato muy importante y clave a controlar. Saber de dónde proceden (Google, newsletters, anuncios, Redes Sociales, etc) indica las fuentes que te funcionan y dónde debes de invertir para promocionar tu negocio.

Nuevos clientes

Este KPI indica del número de visitantes nuevos, los que se convierten en nuevos clientes de tu página y acaban comprando.

Indicadores de influencia

Con estas métricas cuantificaremos el impacto de nuestras acciones en nuestras Redes Sociales, como cantidad de veces que se ha compartido un post con Facebook, Retuits o un vídeo de YouTube.

Impacto de las promociones

Debido a la facilidad de puesta en marcha en Internet, es fácil que pongamos en marcha promociones en nuestra página web, por ejemplo mediante el uso de códigos. Siempre es una buena iniciativa de captación y retención, pero no podemos olvidarnos de medir su impacto. Y, por supuesto, si incluimos un pruebas gratuitas de producto o temporales, debemos tener en cuenta el porcentaje de conversión a pago.

Composición de la cartera de clientes

Aunque no sea un KPI propiamente dicho, ya hemos hablado en numerosas ocasiones de la importancia de conocer al público objetivo de tu web. Cuanto más y mejor entendamos a nuestros clientes (¿son particulares o empresas?, ¿de dónde proceden?, ¿qué método de pago prefieren?, ¿y de envío?..), mejores decisiones de negocio tomaremos.

Los KPI permiten establecer objetivos y conocer la evolución de una página web o negocio. Aprovéchalos porque existen prácticamente en cualquier área. Y, recuerda, todo es medible.

Compartir

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *