Cómo superar las dudas tecnológicas del comprador en Internet

El comercio electrónico continúa creciendo, a pesar de la ralentización generalizada que está experimentando el consumo. Según la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones, se incrementó un 35% en el primer trimestre, hasta alcanzar un volumen de negocio de 1.669,9 millones de euros en los tres primeros meses del año.

Sin embargo, la desconfianza continúa siendo uno de los principales frenos para el comercio electrónico y uno de los principales motivos que argumentan los usuarios que todavía no han realizado su primera compra por Internet. Es necesario desmontar todas las dudas que puedan surgirle al comprador, tal y como han hecho las tiendas online de moda en los últimos años.

Sectores como el textil y los complementos están duplicando sus ventas en Internet en los últimos meses, cuando tradicionalmente apenas suponían un mínima parte del comercio electrónico. Se han ganado la confianza de los consumidores más exigentes del mercado, desmontando sus dudas una a una.

Para ganarse la confianza del comprador hay que conocer la naturaleza de sus dudas. Por un lado, puede ser una desconfianza hacia la propia tienda, unas dudas que también nos surgen cuando entramos por primera vez en un comercio a pie de calle que no conocemos. Estas reticencias pueden superarse a través de algunas medidas, como las supergarantías, destinadas a nuestro escaparate online y a la política de comercialización.

Los certificados SSL desmontan las dudas tecnológicas

También existen otras dudas originadas por la desconfianza en la tecnología, ya sea al introducir los datos bancarios en una página web o derivadas de un exceso de prudencia del internauta (¿con todo el spam que hay, es legítima esta página web?). Para superar esta susceptibilidad tecnológica y garantizar la fiabilidad de las transacciones en Internet, existen los certificados de seguridad, también conocidos como certificados SSL (Secure Sockets Layer).

Estos certificados garantizan la seguridad de las comunicaciones por Internet y proporcionan a las páginas web elementos visuales fácilmente reconocibles por los internautas. Los SSL están comúnmente aceptados por usuarios y expertos en seguridad. Hasta tal punto que sus distintivos visuales se han estandarizado y ocupan un lugar preferente en cualquier lista de las recomendaciones que garantizan la seguridad de una compra online. Por ejemplo, no introducir los datos en una página que no empiece por “https” y no tenga un candado en el navegador.

¿Cómo funciona un certificado SSL?

Al intercambiar datos sensibles con una página que utiliza un certificado SSL, las comunicaciones se establecen de modo seguro y cifrado. La información se desplaza por Internet codificada en distintos niveles de cifrado que garantizan la confidencialidad de los datos. Esta información sólo será legible para su legítimo destinatario, y tampoco podrá ser modificada por el camino.

Además, al igual que sucede con las normativas de calidad, los certificados SSL son expedidos por entidades certificadoras como Verisign o Thawte, que verifican la legitimidad de un sitio web y su dominio.

Existen distintos tipos de certificados de seguridad, desde aquellos dedicados únicamente a cifrar la comunicación, utilizados en ámbitos para los que únicamente se requiere privacidad en el intercambio de datos (intranets, aplicaciones,…) hasta los más exhaustivos en la validación del dominio al que se vinculan, que son utilizados para comunicar datos bancarios o personales. Estos últimos pueden ser fácilmente reconocidos por el color verde que adquiere la barra de navegación web cuando se accede a un sitio web legítimo protegido por uno de ellos.

Te sugerimos que realices nuestro test de confianza para conocer los principales distintivos visuales de una página web segura, y así estar seguro de la privacidad de los datos que envía a través de Internet.

Utilizando el certificado de seguridad apropiado, un comerciante puede romper definitivamente la barrera de desconfianza que impide a muchos clientes potenciales utilizar su web con tranquilidad.

Con los certificados SSL, los internautas superarán su desconfianza a las transacciones online y los negocios online incrementarán sus beneficios.